Sólo la mitad de los inversores cuenta con un asesor aunque reconoce necesitarlo

Legg Mason ha publicado su más reciente encuesta global de inversión (Global Investment Survey en su título original), que lleva por título ‘Crecimiento de la convicción del inversor: Ética y búsqueda para la superación de las tendencias en 2019’. El documento analiza 17 mercados internacionales, entre los que se encuentra el español. En relación él, el informe afirma que la confianza de los inversores en que surgirán nuevas oportunidades durante los próximos 12 meses es relativamente fuerte, con un 57%, en línea con el promedio global del 58% que aseguró estar muy o bastante seguro. Cuando se les preguntó acerca de las amenazas que perciben que podrían afectar el rendimiento de la inversión en 2019, los inversores españoles identificaron una combinación de problemas globales y específicos para cada país. Citaron la inestabilidad económica mundial (55%), la inestabilidad política de su propio país (52%), la inestabilidad política (51%), el aumento de la carga fiscal (49%), las bajas tasas de interés / rendimientos (48%) y la inflación (48%).

Las carteras de inversores españoles consisten principalmente en efectivo / equivalentes de efectivo (28%), renta variable (22%), renta fija (19%), propiedad / fondos inmobiliarios (17%), alternativas (10%) y oro / metales preciosos (5). %). De acuerdo al documento, existe una división casi uniforme entre inversiones pasivas (52%) e inversiones activas (48%). Los inversores españoles (40%) creen además que Europa ofrecerá en los próximos doce meses buenas oportunidades de inversión, por delante de los EE.UU. (38%) y China (36%). Además, están mayoritariamente convencidos de que aumentarán en sus carteras las inversiones a largo plazo (63%) por encima de las inversiones regulares que generan ingresos (49%). Un 33% apuesta por la gestión pasiva de inversiones y alrededor del 50% adoptan un enfoque sostenible.

ESG y sostenibilidad

Los inversores españoles tienen en general una comprensión bastante baja de lo que son las inversiones sostenibles, con sólo una quinta parte (20%) que reconoce que las entiende, mientras que más de la mitad (56%) afirma que sabe poco de ellas y poco menos de un cuarto (24%) asegura no tener conciencia en absoluto de lo que son. Eso sí, a los inversores les gustaría aprender más sobre ESG e inversiones sostenibles (43%). Además, el 37% cree que tener dinero en fondos que solo invierten en compañías responsables es realmente importante para ellos. Para alentar el comportamiento sostenible, los inversores españoles dijeron que evitarían negocios con historiales controvertidos (60%), apostarían por negocios con buenos registros de responsabilidad social (52%) y también por negocios locales en lugar de aquellos que necesitan transportar mercancías a largas distancias (49%). Menos importantes fueron considerar la huella de carbono de una empresa en las decisiones de transporte / energía (43%).

Más de cuatro de cada 10 (44%) inversores españoles dijeron que eligieron fondos para invertir de acuerdo con las consideraciones de ESG. En esta tendencia, los factores ambientales se consideraron como los más importantes (32%), seguidos de los factores sociales (24%) y de gobierno (18%). Un poco más de un cuarto (26%) dijo que los tres eran igualmente importantes. Al pensar en el impacto de las actividades de una empresa, los inversores aseguraron que los gestores de fondos deberían considerar la importancia de hacer cumplir una política eficaz contra la corrupción y el soborno (39%), haciendo un esfuerzo concertado para mejorar su impacto ambiental y social (37%) , los efectos sobre el cambio climático global (36%), el efecto sobre el medio ambiente local (35%), el efecto sobre su comunidad local (34%) y el trato a la plantilla de la empresa (31%).

Conocimiento y asesoramiento en inversiones

Más de la mitad (52%) de los inversores en España utiliza un asesor financiero para la mayoría o la mayoría de las decisiones. Menos de uno de cada 10 (7%) se considera un inversor autosuficiente que no necesita asesoramiento. Para poco más de la mitad (52%), la confianza de los asesores se genera por la transparencia en las tarifas y en la información que aportan información, seguido por una buena reputación (46%) y un sólido desempeño de inversión (41%).

Un poco más de un cuarto (26%) de los inversores considera que su nivel de conocimiento es experto / avanzado. Más de una quinta parte (21%) dijo que necesita mejorarlo para poder administrar sus inversiones de manera efectiva. Casi dos tercios (65%) dijeron que entendían el concepto de inversiones de bajo riesgo frente a inversiones de alto riesgo. Eso está por delante de las personas que entienden las inversiones activas frente a las pasivas (41%), las monedas criptográficas (41%), los ETF (32%), la ESG e inversión sostenible (20%) y los roboadvisors (19%).