Willis Towers Watson: La creación de valor de la estrategia de compra de activos desinvertidos

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Basándose en la evolución de la cotización de las acciones, el 53% de las empresas que compraron parte de otra empresa en el primer semestre de 2019 superaron los puntos de referencia de su sector, en un promedio de 1 punto porcentual (pp), según el Divestment Performance Monitor (DPM) de Willis Towers Watson, en colaboración con la Cass Business School. Esta rentabilidad marginal contrasta con la de las empresas que vendieron parte de sus actividades este año, de las cuales el 63% tuvo un rendimiento significativamente inferior al de su índice MSCI. Estas tuvieron un rendimiento inferior medio de -7 puntos porcentuales. Mientras que las desinversiones pierden valor en general, la adquisición de un activo desinvertido, así como las escisiones, tienen un efecto de rendimiento superior.

El estudio también muestra que el tamaño de las desinversiones tuvo un impacto en el rendimiento de la empresa. Las empresas que se desprendieron de entre el 0 y el 5% del valor total de su compañía tuvieron un rendimiento inferior al de su mercado en un promedio de -0,8 puntos porcentuales en el primer semestre de 2019. Esta cifra se elevó a -6,9 puntos porcentuales en el caso de las empresas que se deshicieron de entre el 5 y el 15% de sus activos en valor, y a -6,3 puntos porcentuales en el caso de las que se deshicieron de más del 15%.

La tendencia a largo plazo de las empresas que se desprenden de partes de su negocio ha sido igualmente desafiante, con un rendimiento en los últimos tres años de -3,6 puntos porcentuales y en la última década de -2,8 puntos porcentuales. El estudio también muestra que el volumen de desinversiones por valor de más de 50 millones de dólares en la primera mitad de este año ha descendido a su nivel más bajo en la última década, con 251 transacciones en el primer semestre de 2019, en comparación con un total promedio semestral en la última década de 314.

Las escisiones fueron los únicos tipos de operaciones que lograron superar con éxito la tendencia negativa de las empresas que se desprendían de partes de su negocio, con un rendimiento positivo de +1 punto porcentual por encima del Índice. Según explica Gabe Langerak, Jefe de Fusiones y Adquisiciones para Europa Occidental de Willis Towers Watson, “La mayoría de las empresas se crean para comprar activos, no para venderlos, lo que significa que las decisiones de venta se toman a menudo en el momento equivocado o de la manera equivocada. Tales errores son caros”.

“El excelente historial de escisiones, unas transacciones que son complejas y que requieren una preparación considerable para hacer frente a las numerosas piezas móviles y situaciones que pueden salir mal, establecen el estándar para las empresas que desean superar las dificultades y vender bien. Definir el acuerdo adecuado, gestionar la incertidumbre del talento y eliminar los costes hundidos puede marcar la diferencia entre una desinversión que tiene éxito y una que destruye valor”.

El análisis de los datos, que se centran en las empresas que venden partes de una empresa matriz tanto a compañías que cotizan en bolsa como a compradores de capital privado, incluyen:

  • Todas las regiones tuvieron un rendimiento inferior: Las desinversiones en Norteamérica tuvieron el peor desempeño de todas las regiones (-5,3 puntos porcentuales) en el primer semestre de 2019, seguidas por Europa (-3,2 puntos porcentuales) y Asia-Pacífico (-2,0 puntos porcentuales). 
  • Acuerdos más lentos: Los acuerdos lentos siguen dominando sobre los rápidos (60% vs 40%), contribuyendo posiblemente a la tendencia negativa, ya que los retrasos en la ejecución pueden sugerir la pérdida de talento crítico, luchas internas o partes interesadas que cuestionan la lógica del acuerdo.

Langerak ha señalado que “a pesar de los retos que ello implica, es probable que las empresas sigan bajo presión para gestionar el capital de forma proactiva y realizar desinversiones para racionalizar las carteras de productos. Los inversores activistas también continuarán presionando a algunas empresas para que desinviertan activos a fin de revitalizar el crecimiento de la empresa y desbloquear el valor para los accionistas. Vender un negocio raramente es una actividad única. Nuestra investigación muestra que las empresas que gestionan activamente sus carteras de desinversión de forma selectiva y disciplinada superan a los competidores que se quedan al margen. Con el tiempo y la práctica, estas empresas crean una capacidad institucional para detectar y aprovechar las oportunidades de desinversión en el momento adecuado y de la manera correcta para crear el mayor valor para sus accionistas”.

Metodología de Willis Towers Watson

  • Todos los análisis se realizan desde la perspectiva de los vendedores públicos.
  • La evolución del precio de la acción dentro del estudio semestral se mide como un porcentaje de variación del precio de la acción desde seis meses antes de la fecha de anuncio hasta el final del semestre de finalización.
  • Sólo se incluyen en esta investigación las desinversiones completadas con un valor de al menos 50 millones de dólares que cumplan con los criterios del estudio.
  • En la muestra se excluyen todos los vendedores de participaciones privadas.
  • Los datos de la operación proceden de Refinitiv.

Share This