Una recuperación intensa y equilibrada de la economía, principal razón para la especialización aseguradora de las ESI

recuperación intensa
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Por Sergio Carrascal, Responsable de Líneas Financieras de Berkley España.

Con datos macroeconómicos a mediados de 2018, podemos confirmar que España sigue inmersa en una recuperación intensa y mucho más equilibrada que la experimentada en ciclos expansivos anteriores. Son varias las reseñas que hacen prever que este crecimiento, a pesar de su aceleración va a ser mucho sostenible a medio plazo:

En primer lugar, destacar que históricamente a la economía española siempre le ha costado crecer sin depender del crédito exterior. Si generábamos empleo, era a costa de pedir prestado. Sin embargo, en los años posteriores a la crisis y en plena recuperación (desde 2014 concretamente) la tasa de desempleo en España comienza a bajar, pero el superávit por cuenta corriente (que podríamos resumirlo como el dinero que entra por la venta al exterior de bienes menos el dinero que sale por la compra en el exterior de productos) se mantiene. Este dato es muy significativo ya que se traduce en que estamos creciendo sin depender del crédito exterior. Además, son datos muy positivos no sólo a corto plazo sino a medio también ya que no es lo mismo afrontar una futura recisión con un saldo negativo de más de 10 puntos (como sucedió en 2017 antes de la crisis) que hacerlo con superávit como estamos en la actualidad.

En segundo lugar, resaltar que el pasado año 2017 fue el año con mayor inversión de capital privado en nuestro país con un número de inversiones que ascendió hasta los 4900 millones de euros (un 27% más que en el año anterior) provocadas por la creciente cantidad de operaciones grandes y el desarrollo del middle market.

Y si a esto añadimos que actualmente el saldo deudor de las familias y las empresas con las Instituciones Financieras es mucho más reducido en términos de PIB que en las series históricas pasadas y una de las principales consecuencias de este cambio de tendencia es que el principal activo de las familias españolas, la vivienda, vuelve a crecer en términos de valor. La recuperación del sector inmobiliario y la construcción, que se hundió con la crisis, es un hecho. Todo esto provoca un incremento en los precios que provoca una mayor riqueza de la población y acelera el consumo y la economía.

Es relevante destacar este magnífico año teniendo en cuenta la incertidumbre política vivida en nuestro país y la inestabilidad en la Unión europea en pleno Brexit. De todo esto podemos deducir, como resumen general, que España sigue inmersa en una recuperación intensa, mucho más equilibrada que la experimentada en anteriores ciclos expansivos.

Todos estos indicativos macroeconómicos son una de las principales razones por las que creemos que es un buen momento para apostar por el aseguramiento de las Instituciones Financieras. Cabe destacar que tendemos a pensar como actividad financiera en los grandes Bancos o las grandes Aseguradoras, pero en España, nada más lejos de la realidad, hay casi 60.000 empresas que se dedican a la actividad financiera.

Este tipo de entidades como son las Instituciones Financieras y como consecuencia de su tipo de actividad, son potencialmente más agravadas de poder causar daños a cualquier tercero derivados de su actividad profesional.

Como consecuencia, requieren de un análisis y suscripción del riesgo mucho más detallada que cualquier otra actividad. La mejor solución es crear productos abiertos, adaptables y flexibles a cada Institución Financiera. Por este motivo es necesario que dichas instituciones tengan una completa cobertura, adaptada a cada perfil de institución, para cubrir reclamaciones presentadas por cualquier tercero para cubrir los daños y perjuicios causados involuntariamente por su actividad, lo que englobaríamos como Responsabilidad Civil Profesional.

Además, a la vista del nuevo marco normativo y de los mayores controles reguladores, así como los últimos cambios legislativos, crean la necesidad de que los administradores y directivos cuenten con una completa cobertura para proteger su patrimonio personal independientemente del tamaño de entidad y de la forma jurídica. Es por ello que contratar un seguro de Administradores y Directivos (D&O) con una compañía especialista se hace vital para poder seguir desarrollando su actividad con cierta tranquilidad.

Es cierto que en los últimos años se ha tendido a generalizar y automatizar este tipo de seguros tan especialistas y todo esto ha provocado una bajada de primas y de calidad del producto, pero poco a poco las Instituciones Financieras ven necesario y dan una cierta prioridad a contratar productos aseguradores especialistas y completos que sean flexibles y que estén adaptados a su actividad financiera.

Share This