Steve Smith, de Capital Group: “Deje de pensar regionalmente, piense de forma global”

Steve Smith
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

En esta entrevista con Steve Smith, Director de Inversión en Capital Group, se analizan las transformaciones que están teniendo lugar en el comercio global.

-Desde la crisis financiera el comercio mundial está claramente en una tendencia a la baja. ¿Está retrocediendo la globalización?

Mientras que algunos podrían decir que la globalización está en retroceso, en Capital Group tenemos un punto de vista diferente. Por el contrario, pensamos que está entrando en una nueva etapa. La evidencia que respalda esta idea se basa en el gran aumento que hemos visto en datos intangibles e información. Por ello, a pesar de que los flujos transfronterizos de bienes, servicios y financieros están disminuyendo, el volumen de flujos internacionales de datos no para de crecer. Según Mckinsey, hoy en día, el valor económico del flujo internacional de información es mayor que el valor económico del flujo de bienes físicos. Las nuevas infraestructuras digitales han permitido el surgimiento de poderosas plataformas digitales globales que incluyen páginas web de comercio electrónico como Amazon y Alibaba, redes sociales como Facebook y Twitter y plataformas de contenidos digitales como Netflix, por no mencionar sistemas operativos como IOS de Apple o Android de Google.

-¿Cómo afecta la digitalización y la globalización a la forma en la que las empresas hacen negocios?

Para las compañías, estas plataformas digitales globales están cambiando la lógica económica de los negocios al reducir los costes de las transacciones e interacciones internacionales. Al mismo tiempo, también están creando mercados genuinamente globales. Por su parte, a las grandes multinacionales les permite conseguir una escala global de una manera más ágil y menos intensiva en capital. Sin embargo, para las empresas de pequeño y mediano tamaño, la situación también se está volviendo muy interesante. Las empresas pequeñas y medianas tienen la opción de nacer globales. Pueden convertirse en micro multinacionales desde el primer día empleando estas plataformas digitales globales para conectarse con sus clientes, proveedores y suministradores de capital de todo el mundo. Este nuevo capítulo de la globalización no solo afecta a las multinacionales, es una globalización también para las pequeñas compañías y para los mercados emergentes. Por ejemplo, ¿sabían que cerca del 70% de las transacciones internacionales con PayPal proceden de consumidores y empresas de mercados emergentes?

-Ha mencionado usted a los ciudadanos, ¿cómo les afecta este aumento constante de la comunicación de datos?

Las plataformas digitales están permitiendo a los individuos participar de forma directa en la globalización. Las personas están utilizando estas plataformas digitales globales para aprender, mostrar sus habilidades, encontrar empleo y construir redes personales y, debido al uso que hacen estas plataformas de la automatización y de algoritmos, el coste marginal de añadir nuevos miembros y sus consiguientes interacciones es prácticamente cero. En consecuencia, las plataformas más grandes pueden crecer de forma muy rápida y barata hasta llegar a cientos de millones, cuando no miles de millones, de usuarios. Por ejemplo, la base de usuarios activos mensual de Facebook es seis veces mayor que toda la población estadounidense.

El mercado laboral está experimentando una transformación radical como resultado de esta nueva era digital de la globalización. Los costes laborales importan menos a medida que los niveles de automatización aumentan en la cambiante economía del trabajo de la misma forma que nuevas técnicas de producción, por ejemplo la impresión en 3D, se afianzan. En el pasado, para las compañías multinacionales la elección de un lugar de producción estaba basada fundamentalmente en las ventajas fiscalas y en los costes laborales. Esto ha cambiado hoy dado que la lógica económica de la automatización ha entrado en un punto en el los costes están cayendo y las capacidades están aumentando. En 2016 se vendieron cerca de 300.000 robots industriales, y cerca de un tercio de ellos terminaron en China y otro porcentaje importante en México. A medida que se presentan menos oportunidades de arbitraje de costes laborales, los lugares de producción se están acercando al mercado final. Las empresas multinacionales están empezando a descentralizarse y se están volviendo más locales.

-¿Y con respecto al impacto en las empresas?

Dentro del contexto de lo que he comentado anteriormente, no resulta sorprendente que el panorama de las compañías haya vuelto a cambiar. Hoy en día, las empresas que son propietarias y operan estas plataformas digitales se han convertido en líderes de mercado y representan a algunas de las mayores compañías mundiales. De hecho, en la actualidad, las cinco principales compañías mundiales por capitalización de mercado son Apple, Alphabet (que es la compañía matriz de Google), Microsoft, Amazon y Facebook.

Lo que es destacable es lo jóvenesn que son algunas de estas compañías. Facebook fue fundada en 2004, Google no tiene ni 20 años y Amazon es de mediados de la década del 2000. En este sentido, es también importante recordar que el crecimiento astronómico de estas compañías ha estado respaldado por un rápido crecimiento de los ingresos y de la rentabilidad. Un importante beneficio para estas empresas viene de la mano de los avances tecnológicos que están acelerando la adopción de los productos. Permítanme poner un ejemplo que ilustre esto. El iPod de Apple necesitó 4 años hasta alcanzar los 50 millones de usuarios. Facebook necesitó un año para llegar hasta esta misma cifra de usuarios, pero Twitter (que es posterior al iPod y a Facebook) tan solo 9 meses.

-Por tanto, ¿las raíces de la globalización se basan en esencia en la transformación?

Hoy en día nos enfrentamos a un cambio tecnológico radical con empresas gestionando plataformas online. Sin embargo, no podemos olvidar que hemos asistido a cambios de esta naturaleza en cada una de las décadas en los últimos 50 años. En la década de los setenta se produjo la crisis del petróleo, en los ochenta el auge de Japón y de las compañías tecnológicas de hardware de consumo. En los noventa vimos el ascenso y la caída de muchas, aunque no todas, compañías tecnológicas, de medios de comunicación y de telecomunicaciones y en la primera década del nuevo milenio, los grandes cambios vinieron de China y de las materias primas. Como puede verse, las cosas siempre están en un proceso de cambio.

-¿Cómo deberían los inversores enfrentarse a esta realidad?

En Capital Group pensamos que es importante ser capaces de ofrecer una estrategia de inversión que siga siendo relevante evolucionando con el tiempo. Para conseguir esta meta de forma satisfactoria, identificamos e invertimos en compañías a largo plazo que están liderando, dando forma y que además se benefician de las tendencias seculares globales y de los cambios en los patrones comerciales para conseguir crecimiento secular. La historia nos ha enseñado que muchas compañías que dominan un mercado o sector en una determinada etapa, a menudo son reemplazadas por una nueva tecnología disruptiva o un nuevo modelo de negocio innovador. Identificar a los futuros ganadores y perdedores requiere un punto de vista a largo plazo frente a un escenario en la industria caracterizado por una reducción en los períodos de tenencia de las compañías en cartera.

Nuestra estrategia de inversión ya no se basa en asignaciones tradicionales con criterios tales como el país de domicilio de una compañía. Por el contrario, nuestro enfoque no está constreñido por límites geográficos y adopta una perspectiva de exposición que tiene en cuenta dónde una empresa obtiene sus beneficios, tiene un punto de vista a largo plazo, y busca invertir en temas a largo plazo como los anteriormente mencionados, las plataformas minoristas de internet, el internet de las cosas, y en tecnologías y modelos de negocio disruptivos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Hoy en día, el lugar de cotización de una compañía aporta muy poca información sobre su negocio. Lo que es importante es saber dónde genera sus ingresos. En el índice MSCI All Country World en base al país de domicilio de las compañías, los mercados emergentes suponen el 12%. Sin embargo, en términos de ingresos nos encontramos con una foto muy diferente, dado que los mercados emergentes representan cerca del 30% de los ingresos.

Share This