Schroders identifica los sesgos conductuales de los inversores a través de su test investIQ

Todos los inversores tienen sesgos de comportamiento, como la ambigüedad, la aversión o la impulsividad, que pueden afectar la forma en que invierten. Al comprender estos sesgos, los inversores pueden mejorar sus resultados. La prueba Schroders investIQ fue diseñada para ayudar a los inversores a comprender estos sesgos. Hasta ahora ha sido completado por más de 45.000 personas en 16 países diferentes alrededor del mundo.

La prueba ha revelado que los inversores a nivel mundial tienen un sesgo hacia la inversión en aquellas que son percibidas como más seguras y predecibles. En las finanzas conductuales esto se conoce como “aversión a la ambigüedad”. Significa que los inversores podrían optar por inversiones con rendimientos más bajos en lugar de inversiones con mayor riesgo que, si bien no tienen certeza de lo que ofrecerán, tienen rendimientos potencialmente más altos.

Cómo se clasifican los sesgos a nivel mundial

Fuente: Schroders invest IQ

Los países en los que es más probable que los inversores tengan un sesgo hacia la aversión a la ambigüedad son Canadá, el Reino Unido, Alemania, Singapur y Taiwán.

Falta de impulsividad

La impulsividad es el sesgo de comportamiento en el que los inversores de todo el mundo tienen menos probabilidades de sufrir. Los inversores impulsivos tienden a centrarse en el aquí y ahora en lugar de en el futuro, y favorecen las recompensas inmediatas en lugar de las futuras. Como resultado, los inversores tienden a sobrevalorar los rendimientos a corto plazo en detrimento de los objetivos a largo plazo.

Los países donde los inversores tienen menos probabilidades de sufrir un sesgo de impulsividad incluyen España, Francia, Indonesia, Singapur y el Reino Unido. En la tabla que viene a continuación se incluye una lista completa de los sesgos más probables y menos probables para cada país.

Sesgos que los inversores en cada país tienen más y menos probabilidades de sufrir

Fuente: Schroders investIQ

¿Los inversores holandeses y estadounidenses tienen demasiada confianza en sí mismos?

Los inversores holandeses y estadounidenses son más propensos al sesgo de proyección. El sesgo de proyección es la tendencia a creer que sus puntos de vista, sentimientos y necesidades actuales se mantendrán iguales con el tiempo, aunque estadísticamente es muy poco probable. Los holandeses tienen menos probabilidades de sufrir arrepentimiento. La aversión de arrepentimiento es el temor de que su decisión resulte ser errónea en retrospectiva. Su anticipación de sentir remordimiento gobierna las elecciones que hacen.

Los inversores estadounidenses son menos propensos a la ansiedad. Si eres propenso al sesgo de ansiedad, tiendes a dejarte influenciar fácilmente por los altibajos del mercado a corto plazo y te sientes obligado a tomar medidas. Los indonesios, por su parte, tienen más probabilidades de ser demasiado optimistas y menos probabilidades de sufrir impulsividad. El exceso de optimismo es la tendencia a sobreestimar la probabilidad de éxito sin centrarse en los posibles peligros.

Hombres demasiado confiados

El test también comprobó, tal vez como era de esperar, que los inversores varones tienen muchas más probabilidades de poseer el rasgo de exceso de confianza que las mujeres. El exceso de confianza es la tendencia de los inversores a creer en sí mismos sin tener en cuenta factores fuera de su control. Esto puede llevarlos a sobreestimar su capacidad para tomar decisiones de inversión racionales. Como resultado, los inversores podrían pensar que los mercados de inversión no pueden sorprenderlos, podrían asumir más riesgos de los necesarios y mover las inversiones con demasiada frecuencia.

Las mujeres inversoras tienen más probabilidades que los hombres de tener el rasgo de sesgo de rebaño. Como resultado, a menudo siguen irracionalmente a otros, dejando a un lado la información que tienen, y lo que puede ser más beneficioso para ellas.

Inversores mayores susceptibles a la aversión a las pérdidas

Como podría esperarse, el sesgo de aversión a la pérdida aumenta con la edad. La aversión a las pérdidas significa que los inversores terminan tratando de evitar pérdidas a toda costa en lugar de considerar lógicamente las alternativas. Sin embargo, todavía es importante asegurarse de que los inversores de más edad tomen decisiones racionales, ya que pueden verse afectados significativamente por malas decisiones.

El rasgo de impulsividad (centrado en el aquí y ahora) disminuye con la edad. Por ejemplo, dada la opción entre recibir 100 dólares hoy o 120 dentro de dos semanas, alguien con el rasgo de impulsividad elegiría tener el dinero hoy. Como resultado, puede sobrevalorar las recompensas inmediatas en detrimento de sus objetivos a largo plazo. Sin embargo, los inversores más jóvenes tienen un horizonte temporal más largo, por lo que deben considerar el largo plazo.

Johanna Kyrklund, directora global de inversiones de activos múltiples, asegura que “no puedo subrayar lo importante que es estar al tanto de sus sesgos de comportamiento. Como inversora, estos son los rasgos que podrían costarle dinero u obtener un resultado muy diferente de lo que esperaba. Incluso después de 22 años de trabajar como inversora profesional, pienso en ello todos los días; estoy constantemente atenta a los sesgos que pueden aparecer y afectar mis decisiones. Es por este motivo por el que realicé el test investIQ en cuanto tuve la oportunidad. Analicé de cerca los resultados y me dio una comprensión más precisa de mis rasgos. Estoy encantada no solo de que Schroders haya reconocido la necesidad de una herramienta como esta, sino de que más de 45.000 inversores hayan reconocido su poder y hayan realizado el test. Quienes lo han completado obtienen un informe personal que destaca cualquier inclinación que pueda afectar su efectividad como inversores. Es algo muy tranquilizador”.

Desde Schroders se invita a que cualquier persona (y si son agentes o asesores, sus clientes) haga el test para poder tomar mejores decisiones de inversión, lo que puede realizarse pinchando en este enlace.

Para obtener una mayor información acerca de los sesgos que pueden afectarnos a la hora de tomar decisión de inversión y saber cómo superarlos, en Schroders han preparado además la siguiente página con contenidos educativos.