Quadriga Ígneo UCITS logra una rentabilidad neta del 9.9% en 2018

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Quadriga Ígneo UCITS ha obtenido una rentabilidad neta del 9.9% en el 2018 y un +25% frente al Ibex 35, que perdió un -15% en el 2018, su peor registro anual desde el 2010. En palabras de Diego Parrilla, gestor de Quadriga Ígneo UCITS junto a Alfonso Torres, “Nuestro principal objetivo es proteger el capital y proteger las ganancias que generamos, porque a largo plazo se gana no perdiendo”. Una filosofía de inversión altamente conservadora que además de proteger el capital, busca aprovechar las oportunidades que ofrecen las anti-burbujas (activos artificialmente baratos) y las burbujas (activos artificialmente caros), comprando oro, comprando seguros financieros que se benefician de subidas en activos refugio anti-crisis, o comprando seguros financieros que se benefician de caídas en activos de riesgo como la bolsa o el crédito, entre otros.  

Para Diego Parrilla, “muchas carteras sufren un problema de falsa diversificación y han sufrido pérdidas síncronas importantes en todos o casi todos sus activos en el 2018. Utilizando un símil futbolístico, son carteras con 11 delanteros, donde todos buscan meter goles, ignorando la importancia de los defensas y el portero. Es este sentido, Igneo UCITS busca ser el portero y defensa central de la cartera, cuyo objetivo es no sólo proteger el capital, sino también generar retornos positivos durante mercados adversos y hostiles, cuando los inversores más los necesitan”.

Quadriga Ígneo UCITS se apoya en las ideas y tesis de inversión de las Anti-Burbujas, concepto acuñado en el libro de Diego Parrilla “The Anti-Bubbles: Opportunities Heading into Lehman Squared and Gold’s Perfect Storm”, que ha sido acogido y adoptado por los principales líderes de la industria financiera global, con artículos y referencias frecuentes como el Financial Times o Wall Street Journal entre otros.

Con vistas a este año 2019, Diego Parrilla recomienda prudencia, ya que “la última década de excesos monetarios y fiscales sin límites, unidos a la complacencia de los inversores, han creado una serie de burbujas y anti-burbujas paralelas síncronas sin precedentes. Una acumulación de deuda y riesgos, los más importantes todavía ocultos, como China o las empresas zombis o los bonos basura. No tengo una bola de cristal, pero en mi opinión los riesgos están muy sesgados a la baja y se maternizarán tarde o temprano, posiblemente bastante antes de lo que muchos creen, por lo recomiendo prudencia evitando las burbujas y acción comprando las anti-burbujas”.

Share This