Pimco no ve riesgos de una recesión pero sí de una desaceleración sincronizada global en 2019

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

La gestora Pimco acaba de presentar su último informe sobre perspectivas cíclicas en el que ha presentado sus previsiones económicas para los próximos meses. Su elaboración ha correspondido en esta ocasión a Joachim Fels, asesor sobre coyuntura mundial, y Andrew Balls, CIO de renta fija a nivel global. Una de las principales conclusiones del documento es que el crecimiento se ha estancado en las distintas regiones, pero no de manera uniforme, sino que estamos siendo testigos de un momento de divergencia y diferenciación no sólo entre mercados sino entre clases de activos. Elementos todos ellos que parecen aventurar el final del ciclo expansivo en el que llevamos desde hace varios años y que, en el caso particular de EEUU, la primera economía del planeta, le ha llevado a su periodo de crecimiento más prolongado de las últimas décadas.

Por si fuera poco, algunos hitos coyunturales han venido a acrecentar esa desigualdad en el rendimiento de las distintas regiones, como, por ejemplo, la intensificación de la confrontación comercial entre EEUU y China, el conflicto en ciernes entre la UE y el Gobierno italiano, o el periodo de creciente volatilidad en los mercados emergentes, que, de acuerdo al informe han servido para “endurecer las condiciones financieras mundiales y aumentar la incertidumbre tanto política como económica”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Sin embargo, desde Pimco creen que, a medida que los estímulos fiscales en EEUU comiencen a desparecer en los próximos meses, la divergencia actual dará paso en 2019 a un periodo de “desaceleración más sincronizada en el crecimiento en 2019″, con las tres grandes regiones financieras del planeta (EEUU, Eurozona y China) registrando avances más modestos que los experimentados en este ejercicio. Es decir, no prevén una próxima recesión pero sí una cierta permanencia en la fase final del ciclo positivo. “Todavía no hemos observado ningún desajuste interno  que suelen preceder a las recesiones, como un consumo excesivo o la aparición de una burbuja inmobiliaria, aunque esto dependerá en gran medida de si la Fed sube o no los tipos de interés“, asegura Joachim Fels.

Prudencia en la cartera de inversión

La principal recomendación que hacen desde la gestora “es hacer hincapié en la prudencia y en los riesgos”, ya que anticipan un entorno más difícil, “en donde se pondrá a prueba la liquidez y la estructura del mercado, especialmente en los mercados de crédito”, según afirma el informe. Además, apuestan ganar más flexibilidad en las inversiones aún a costa de renunciar a parte del rendimiento, manteniendo instrumentos a corto plazo muy líquidos. En este sentido, también se muestran cautos en relación al crédito corporativo, desde una posición de infraponderación, debido a “la gran incertidumbre en torno a la liquidez en cualquier huida hacia la calidad y el deterioro constante de los criterios de suscripción”.

En el otro sentido,  han optado por sobreponderar los bonos de titulización hipotecaria no emitidos por agencias y, en términos más generales, los productos estructurados, basándose en las valoraciones, la naturaleza defensiva de las exposiciones crediticias y el riesgo limitado de pérdidas directas. Finalmente, recomiendan la inversión en materias primas y expresan su preferencia por los valores defensivos en renta variable frente a los cíclicos.

Share This