Perspectivas 2018, según Allianz GI: Bajos tipos de interés, disrupción, volatilidad débil y riesgos geopolíticos

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Desde la profunda crisis financiera mundial, los bancos centrales han apoyado a los mercados financieros y las economías a través de políticas monetarias expansivas, aumentando sus balances hasta niveles nunca antes vistos. El fuerte crecimiento de los beneficios empresariales y la disminución de los temores de deflación muestran que este enfoque ha funcionado y los bancos centrales tratarán de mantener esta situación.

Así las cosas, aunque anticipamos que el apoyo de los bancos centrales disminuirá en 2018, especialmente por la Reserva Federal de EE. UU., esperamos que el cambio será lento y las políticas no serán homogéneas en los diferentes bancos centrales. Los tipos de interés permanecerán bajos en general y, en consecuencia, los inversores deben ser cautelosos y vigilar la inflación, sobre todo porque los datos oficiales parecen subestimar el aumento de los costes en el mundo real.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Además de consideraciones macroeconómicas, hay varios temas que van a marcar la evolución de los mercados el próximo año. Los expertos de Allianz GI destacan especialmente seis grandes temas:

  1. En primer lugar, se muestran convencidos de que será más difícil lidiar con la dinámica de los bancos centrales, que han tenido una influencia decisiva en los mercados durante la última década. En Estados Unidos, es muy probable que la FED suba los tipos de interés y, en Europa, el BCE disminuirá su programa de compra de bonos manteniendo bajos los tipos.
  2. Mantenimiento de estrategias que protejan contra la inflación. Aunque la dirección de la política monetaria se está revirtiendo, el ritmo de cambio será lento y esperamos que las tasas de interés se mantengan bajas. En consecuencia, proteger el poder adquisitivo volverá a ser un importante objetivo de inversión. Será crucial para los inversores entender cómo el aumento de los precios está afectando sus necesidades de ingresos, dado que incluso niveles relativamente bajos de inflación pueden erosionar significativamente el poder de compra a lo largo del tiempo.
  3. Cuidado con los déficits de liquidez y la volatilidad. Aunque los bancos centrales están ajustando sus políticas de compra de bonos, los efectos son inciertos. De ahí que exista el riesgo de déficits de liquidez y picos de volatilidad. En algunos mercados, podría producirse una grave escasez de liquidez sin que haya señales de advertencia. Actualmente, la Reserva Federal, el BCE y el Banco de Japón poseen un tercio de los mercados de bonos globales negociables y han creado liquidez de forma artificial. Si venden sus bonos podrían causar problemas en los mercados.
  4. La geopolítica y la vieja política, los principales riesgos. En la última encuesta anual RiskMonitor, casi tres de cada cinco inversores dijeron que los recientes eventos políticos les habían impulsado a mejorar la gestión de riesgos. La geopolítica es ahora el principal riesgo para los inversores y tendrá el potencial de desestabilizar la economía mundial en 2018.
  5. La disrupción continuará. Esperamos que la disrupción comercial continúe siendo un tema importante en 2018. El mercado está recompensando a un pequeño grupo de compañías que están reinventando el negocio en distintos sectores y desplazando a las empresas tradicionales. Esto se refleja en la concentración de acciones: en los últimos tres años, solo 60 acciones en el S & P 500 han superado al resto de las compañías en el índice. Sin embargo, estos disruptores están siendo objeto de análisis, ya que su tamaño e influencia atraen la atención de los legisladores y reguladores.
  6. La selección de activos será aún más importante. La economía global está funcionando razonablemente bien, pero el crecimiento se está volviendo más irregular. Es probable que las diferencias regionales se vuelvan más pronunciadas. Al mismo tiempo, muchos activos aparecen con valoraciones muy altas. En consecuencia, los inversores necesitarán ser cada vez más selectivos en 2018. Su demanda de gestión activa aumentará a medida que busquen formas más dinámicas de compartir el desempeño y las implicaciones fiduciarias con sus gerentes. Desde una perspectiva de equidad, preferimos Europa a EE. UU., donde la combinación de un estímulo monetario reducido y mercados potencialmente sobrecalentados podría convertirse en un gran obstáculo si los datos económicos pierden impulso. Creemos que los inversores en bonos pueden encontrar oportunidades relativamente atractivas en deuda soberana en Asia y en los mercados emergentes.

Share This