Más de 840 agentes financieros operan con agencias y sociedades de valores

A pesar de que los datos de años anteriores no son exactamente comparables con los que ofrece la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a 18 de marzo de 2019, se constata una disminución del número de agentes financieros que operan para Empresas de Servicios de Inversión (agencias y sociedades de valores, pues las EAF solo pueden contar con ‘agentes’ que ni informen ni asesoren al consumidor). Así, mientras que al cierre de 2017 el total de agentes de las ESI superaba ligeramente el millar, ahora la cifra global se sitúa en 845.

La estructura de esta red agencial se muestra bastante compensada entre los que trabajan como personas físicas (427) y quienes lo hacen como personas jurídicas (418).

Al frente de la clasificación de empresas con mayor número de agentes se sitúan, curiosamente, dos filiales pertenecientes a sendos grupos aseguradores: Catalana Occidente Capital (209) y Mapfre Inversión (179). La tercera posición es para GVC Gaesco Beka (156), seguido de Tressis (55) y, en quinto lugar, Q-Renta (24). Las dos primeras, aun teniendo en común su procedencia del sector asegurador, parecen basarse en modelos diferentes; la empresa que lidera este ranking opera como agencia de valores y sus agentes son mayoritariamente personas físicas; por el contrario Mapfre Inversión actúa en el mercado como sociedad de valores y sus agentes financieros son personas jurídicas exclusivamente. En cambio, la que ocupa el tercer lugar del podio, GVC Gaesco Beka, cuenta con una red más compensada entre ambas figuras: 88 personas físicas y 68 personas jurídicas.

Con respecto a los datos de un año atrás, a pesar de que ha caído el global de agentes, crece el número de empresas que cuentan con red agencial. Se ha pasado de 33 en diciembre de 2017 a 40 en la actualidad. La coexistencia de estados tendencias aparentemente contradictorias podría indicar, por un lado, un mayor interés de las agencias y sociedades de valores por los agentes financieros y, por otro, una selección más rigurosa de estos profesionales, primando más la calidad que la cantidad.

agentes financieros