Los 10 mandamientos del asesoramiento financiero independiente

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Lourdes Martí, asesor patrimonial de la EAFI Aznar Patrimonio, ha elaborado un decálogo que, a su juicio, debe guiar la actividad profesional de un asesor financiero independiente. Estas son sus principales consideraciones:

Cuando pensamos en buscar asesoramiento financiero independiente, nos asalta la duda de si éste debe ser gratuito o pagarse en base a los resultados del éxito de nuestra cartera. Estamos seguros de que necesitamos que algún profesional nos oriente a encaminar nuestras inversiones, pero, dudamos de si este asesoramiento será imparcial, objetivo y con una visión global. Encontrar un experto financiero que identifique nuestras necesidades presentes y futuras, que entienda nuestros principios y que atienda nuestros intereses puede parecer fácil, pero, que todo esto se enfoque desde un punto de vista global, con la transparencia que exige el asesoramiento financiero, con la objetividad de elegir lo adecuado en cada momento y con la disciplina de cumplir una planificación estratégica, puede resultar más complejo.

La independencia en cualquier recomendación financiera debe estar basada en diez mandamientos:

  1. Situar al cliente y sus circunstancias por encima de cualquier producto financiero, ayudando al inversor a conocer sus necesidades financieras.
  2. La prudencia debe ser la base principal del proceso de planificación estratégica. Nos encontramos ante un mundo global, con una gran variedad de oportunidades de inversión, pero, ¿son igual de válidas para cualquier cliente?
  3. Diversificar los patrimonios financieros en su concepto más amplio. La diversificación no solamente ha de tenerse en cuenta desde el punto de vista de los activos, sino que debe buscar la mejor idea y el que mejor la ejecute.
  4. Recomendar los activos y productos financieros idóneos a cada perfil inversor, de tal forma que la distribución de activos, incluso para los mismos perfiles, debe valorarse con los diferentes contextos patrimoniales con los que nos encontramos en cada cliente.
  5. No cobrar más comisiones que las justificadas por el trabajo de asesoramiento, detallando, de forma explícita, la comisión de asesoramiento haciendo que el servicio sea más transparente.
  6. No cobrar incentivos procedentes de los productores y distribuidores de productos financieros: ¿puede crearse un conflicto de interés cuando los ingresos del asesor proceden de las retrocesiones de algunos productos financieros?
  7. Evitar los conflictos de interés tan presentes en la industria financiera y que tanto han perjudicado la confianza del inversor/ ahorrador en los mercados.
  8. Actuar con honestidad, imparcialidad y profesionalidad ante cualquier recomendación.
  9. Buscar la eficiencia patrimonial, valorando no solo la posición financiera del cliente, sino también su edad, tipo impositivo, circunstancias presentes y futuras.
  10. Hacer un seguimiento exhaustivo de las inversiones. Una vez marcada la estrategia a seguir, será necesaria la revisión de las inversiones, así como la corrección de las desviaciones en la planificación estratégica, según los eventos que ocurran en el mercado.

El asesoramiento financiero independiente busca ofrecer todas esas ventajas, anteponiendo la persona y sus circunstancias a los productos financieros. Va enfocado a cualquier nivel de patrimonio, puesto que la planificación para el ahorro es necesaria desde el pequeño inversor hasta los grandes patrimonios o las rentas altas. Tiene en cuenta la visión global, con especial énfasis en la situación familiar y todas aquellas variables que pueden suponer riesgos u oportunidades desde un punto de vista fiscal. En este sentido, el contar con un buen asesoramiento que conjugue la fiscalidad de las distintas alternativas de inversión existentes en el mercado, con la situación personal y el horizonte temporal del cliente, es un factor clave.

A propósito de esta reflexión, ¿nos compensa realmente asumir el coste del asesoramiento financiero independiente? ¿Tiene algún valor la honradez aplicada a cada recomendación y el análisis en profundidad de cada una de las partes de esa propuesta personalizada e individualizada? En palabras de Warren Buffet, “el precio es lo que pagas, el valor, lo que obtienes”.

Share This