La banca pide que no se cree una regulación especial para las fintech

“Si se comercializan los mismos productos, se deberían tener las mismas exigencias legales”. Así se expresó ayer Ana Rubio, economista jefe del BBVA Research y directora del trabajo “El Cambio de Modelo de Negocio de la Banca”, que fue presentado ayer en Madrid por la Fundación de Estudios Financieros-IEAF.

Según Ana Rubio, “ha habido una reforma regulatoria en el sector financiero que era necesaria, pero ahora hay que evitar los excesos, porque una sobrereacción normativa puede evitar la salida de la crisis y limitar la propia actividad bancaria. El camino más disruptivo podría venir de la entrada de las grandes empresas tecnológicas en el sector, pero la banca cuenta con una relación cercana con el cliente, la confianza en su seguridad y el conocimiento de sus clientes. Si las fintech van a vender los mismos productos, deberían contar con los mismos requerimientos y no debería haber una regulación específica para las fintech. La propia banca puede convertirse en una fintech, porque las entidades que mejor se adapten a la transformación digital serán las triunfadoras”.

En la presentación también intervino José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo y director de Economía Global, Regulación y Asuntos Públicos del BBVA, para quién “el cambio digital será disruptivo” y citó a Bill Gates, señalando que “tendemos a infraestimar los cambios que se van a producir de aquí a 10 años”. También advirtió a la banca que “es cierto que la regulación establece unas barreras de entradas para otro tipo de entidades, pero esto puede estar adormeciendo al sector y hacerle creer que el cambio no será disruptivo”.

Además, pidió a los profesionales de la banca “que dejen de trabajar como si estuvieran en un Ministerio y lo hagan como si estuvieran en Google o Amazon”.

A continuación, Jose María Roldán, presidente de la AEB, resaltó que el verdadero problema de la banca es “delimitar cuales de las actuales dificultades -como los tipos de interés cero la regulación compleja y prolija, o la transformación digital- tienen carácter transitorio y cuáles son permanentes”.

Disrupción exagerada

Por su parte, Fernando Fernández, profesor de Economía del IE Business School, indicó que “La disrupción en la banca es una exageración. Los problemas vienen de la baja rentabilidad por los tipos cero y de una regulación excesiva. Si no hubiera estos dos problemas el entorno sería mejor para los bancos. La regulación de las fintech va a ser uno de los temas más importantes en los próximos años, pero la banca sabrá afrontarlo, como ha hecho durante décadas: Al igual que en su momento supo reconvertir a sus empleados de meros administrativos a comerciales, ahora sabrá hacer el cambio de comerciales analógicos a comerciales digitales. No creo que esto suponga el fin de la oficina bancaria, que pasará de ser un lugar para medios de pago a un lugar de asesoramiento al cliente”.

Finalmente, Santiago Carbó-Valverde, profesor de  la Bangor Business School, recordó que “llevamos mucho tiempo anunciando la muerte de los bancos y no se produce. Las entidades se transformarán y sobrevivirán, porque parten con ventajas frente a otro tipo de entidades”. También destacó que la banca española es la más eficiente y rentable en la UE y afirmó que “es cierto que los clientes no están acostumbrados a pagar comisiones, pero es que hasta hace poco pagaban intereses de un 13% por sus hipotecas”.

 

, , , , ,

Share This