La banca española debe generar más comisiones y seguir cerrando sucursales

La banca española debe buscar un nuevo modelo de ingresos en el que genere más comisiones en productos fuera de balance, para no depender tanto de margen de intereses, y seguir con el proceso de cierre de sucursales, según el último informe de Mirabaud Securities en España, elaborado por su analista Gonzalo López Eguiguren (en la foto), con título “De decepción en decepción… ¡Hasta la subida final!”.

Según el informe, en 2017, la actividad del sistema financiero español estuvo marcada por los débiles fundamentales bancarios del entorno y por el notable avance que las entidades habían realizado en materia de calidad de activos y ratios de solvencia: “Creemos que 2018 puede ser un año de transición para la banca española y, ante la corrección que han tenido los bancos desde el último informe sectorial, adoptamos una visión más positiva en el sector”.

Añade que “la mejora de la rentabilidad bancaria debe ser el foco en la travesía por el desierto que creemos representará 2018 para las entidades. Hay una doble vía de mejora en las que han de esforzarse las entidades en 2018, reduciendo su base de costes y adaptando sus modelos bancarios a otros con carácter más universal”.

Más comisiones y menos margen de intereses

El informe indica que las entidades deben buscar “un modelo en el que la generación de comisiones y la comercialización de productos de fuera de balance deberían ir ganando peso. Si prestamos atención a la cuenta de resultados de los bancos de los principales países europeos, observamos que en España el margen de intereses tiene un mayor peso, al mismo tiempo que las comisiones son también las más reducidas (24%), en contraposición a países como Francia o Italia, donde el peso de los productos de fuera de balance tiene más peso en el ahorro de los hogares”.

Menos oficinas y más grandes

Por otra parte, el estudio insiste en que el sector bancario español debe ir “acercándose gradualmente a un ratio de oficinas/habitante más cerca de los niveles europeos. España, actualmente, mantiene un ratio de 61,9 oficinas bancarias por cada 100.000 habitantes, muy por encima del 23,9 de la media de los países de la Unión Europea o del 13,5 de Alemania. En España se han cerrado aproximadamente un 35% de las oficinas que existían antes de la crisis, siendo uno de los países de la UE en los que mayor ajuste se ha llevado a cabo y, sin embargo, todavía tenemos la convicción de que existe un exceso de capacidad instalada”.

No obstante, matiza que, “si bien es cierto que el tamaño medio de las oficinas en España es algo menor frente al modelo europeo (en España, de media las oficinas cuentan con 6,5 empleados, mientras que en Alemania el número asciende a 19,6) y, por tanto, son más baratas de mantener, los avances digitales y la nueva cultura bancaria existente en países del norte de Europa nos hacen pensar que el ajuste iniciado después de la crisis debe continuar”.

 

, ,