La banca española es más solvente pero debe seguir su proceso de transformación

Más solvencia y con mayor preparación, pero, también, con un peligroso deterioro de la rentabilidad y la pérdida de parte de la confianza por parte de la opinión pública. Estas son algunas de las conclusiones del Panel de Seguimiento Financiero IEAF-FEF de la Economía Española que ha reunido a diferentes expertos, como, por ejemplo, Domingo García Coto, de Bolsa y Mercados Españoles, que ha destacado “lo exigente” que es el actual marco regulatorio para la banca española, “inmersa todavía en pleno proceso de reestructuración y en tránsito hacia la digitalización”.

Una situación que, según el propio García Coto, se caracteriza, entre otros hitos, por “una reducción en el margen de intereses y en la caída de los ingresos, así como en un elevado volumen de activos improductivos”. Además, tal como han señalado otros especialistas, en paralelo se ha tenido que apostar por una mejora del ratio de capital y de la cobertura de liquidez, mientras “ha emergido con fuerza algo que es a la vez una amenaza y una oportunidad: La irrupción de las fintech”.

Más optimista se ha mostrado Ángel Berges, vicepresidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), que ha destacado “la importante función de acompañamiento de la banca española en los últimos años para el crecimiento de la economía”. Algo que, en su opinión, se ha materializado en “una notable racionalización en su estructura productiva, siendo hoy más eficiente y rentable que la media europea, que es baja”. Berges también subrayado que el sector “debe trabajar muy proactivamente en recuperar la confianza frente al daño reputacional”, por ejemplo, comunicando “su importante labor en la última crisis, cuando la banca se convirtió en casi el único financiador del Estado”.

La reciente transformación de la industria ha sido comentada por Ángel Gavilán, responsable de análisis financiero en el Banco de España, para el que “la notable reducción” en el número de entidades registradas y de sucursales operativas “no ha ido acompasada en su misma medida por la reducción del nivel de gasto, lo que ha terminado por afectar a la eficiencia”. En su opinión, será clave en los próximos años la consolidación del sector, posiblemente “buscando nuevas fuentes alternativas de ingresos que mejoren su rentabilidad”.