Elecciones en Brasil: quienquiera que gane, reinará la deuda

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Por Irina Topa-Serry, economista senior de Research de AXA IM

El 7 y el 28 de octubre, los brasileños elegirán el próximo gobierno del país, es decir, el Presidente, los Gobernadores y la mayoría de los miembros del Congreso. Estas elecciones se llevan a cabo en un momento particularmente difícil, cuando la economía se ha debilitado por la recesión más profunda registrada, mientras que los escándalos de corrupción han afectado significativamente la confianza de los brasileños en sus políticos. El próximo gobierno deberá abordar los crecientes desequilibrios fiscales de Brasil. La deuda pública se ha disparado al 77% del PIB y, dado los déficits primarios persistentes, se esperan nuevas contracciones en la economía. Las reformas estructurales, que requieren el apoyo del Congreso, son necesarias para estabilizar la trayectoria de la deuda en el medio plazo. El pronóstico sobre el resultado de la elección presidencial es baja debido a que es una carrera muy fragmentada, con una fuerte polarización en torno a extremos políticos. La reacción del mercado a medio plazo dependerá tanto del resultado como de la capacidad del nuevo gobierno para aprobar reformas muy necesarias a través del Congreso.

Elecciones en Brasil: un viento de cambio necesario …

El 7 de octubre, todos los brasileños entre las edades de 18 y 70 años serán convocados a las urnas para elegir a su próximo Presidente (la votación es una obligación legal en Brasil). Después de la primera ronda se realizará una segunda vuelta necesaria el 28 de octubre. Junto con el Presidente y el Vicepresidente de la nación (quienes asumirán el cargo el 1 de enero de 2019), los brasileños también elegirán Gobernadores y miembros de la Asamblea Estatal por 27 estados. El Congreso Nacional reorganizará todos sus 513 escaños en la Cámara de Diputados y dos tercios del Senado Federal (54 de los 81 escaños). Tomarán posesión el 1 de febrero de 2019.

Esta es una elección importante, no sólo porque se votarán muchos cargos políticos, sino porque la futura administración tendrá la responsabilidad de enfrentar los crecientes desequilibrios fiscales de Brasil, y esto requerirá reformas estructurales políticamente desafiantes.

La explosiva deuda pública de Brasil emite una fuerte posición externa

El país es un acreedor externo neto, gracias a un fuerte nivel de reservas internacionales (US $ 367 mil millones en agosto de 2018). La deuda pública está predominantemente denominada en BRL (96% a agosto de 2018), la propiedad de residentes en bonos soberanos en moneda local es relativamente baja (12% al cierre de 2017) y las necesidades de renovación externa de la deuda pública y privada son bajas, en torno al 8% del PIB por año. Además, durante la última década, la gran economía nacional de Brasil logró atraer fuertes inversiones extranjeras directas, que brindan un financiamiento saludable del déficit de la cuenta corriente.

El gran problema de Brasil son sus cuentas fiscales. La próxima administración debe poner al país nuevamente en un camino fiscal sostenible. La dinámica de la deuda pública ha ido cambiando drásticamente desde 2014 debido a sus grandes y persistentes déficits primarios, y su recesión ha agravado los problemas estructurales de las finanzas del gobierno. La deuda pública bruta en realidad ha saltado del 51,5% en 2013 al 77% en la actualidad. La deuda pública inevitablemente aumentará aún más a pesar de que el gasto federal permanezca constante en términos reales, tal como lo exige la norma constitucional. Las simulaciones para estabilizar la trayectoria de la deuda para 2023 muestran la necesidad de un esfuerzo fiscal acumulativo del 4.5% del PIB (es decir, lograr un superávit primario de 2.5% del PIB para 2026). Dicho ajuste implica una fuerte voluntad y capacidad para impulsar reformas estructurales.

Comprimir el gasto del gobierno será políticamente doloroso. Excluyendo los pagos de intereses, el 90% de los gastos del presupuesto actual son “obligatorios”, a saber: gastos en pensiones, salarios de los funcionarios públicos, atención médica y educación, y subsidios. Estos tipos de gastos son particularmente difíciles de reducir y requieren reformas estructurales, que necesitan apoyo del Congreso antes de su implementación. La actual administración bajo el presidente Michel Temer ha tratado de impulsar una serie de medidas. Sin embargo, la mayoría de las reformas estructurales han sido rechazadas o pospuestas por el Congreso, como las reformas de las pensiones o el retraso del acuerdo salarial de los funcionarios públicos, dejando la reducción de las inversiones federales, que ya se han comprimido a niveles mínimos, como la única opción. El déficit fiscal primario de Brasil alcanzó el 1,7% del PIB en 2017, incumpliendo el objetivo oficial del gobierno.

Todos los gastos deben ser contenidos. La reforma de las pensiones está a la cabezade los esfuerzos de consolidación, dado el gran peso actual del gasto público. La estabilización del gasto en pensiones requiere un aumento en la edad de jubilación, reglas unificadas para los sectores público y privado a través de una reducción del generoso sistema de empleados públicos, además de romper el vínculo entre las pensiones mínimas y los salarios. Todas estas medidas son difíciles de presionar a través del Congreso, como esfuerzos fallidos del programa de Temer. La próxima administración tendrá que abordar los mismos problemas a medida que el reloj de la deuda se acelere, lo que aumentará los riesgos para las próximas elecciones.

Una carrera difícil en un contexto difícil

Las elecciones de 2018 se llevan a cabo en un entorno especialmente difícil. La economía acaba de salir de su recesión más profunda registrada, donde el PIB cayó un 9,4% acumulado desde su máximo en el tercer trimestre de 2013 hasta su depresión en el primer trimestre de 2017. Esto ha dejado profundas cicatrices en la economía, como como una alta tasa de desempleo del 12,3% (a julio de 2018). Esta situación ha afectado especialmente a la población más joven: el 29% de las personas de 15 a 24 años de edad están desempleadas y también ha ayudado a impulsar un aumento de la economía informal.

Las elecciones en Brasil, tanto para los congresistas como para el presidente, son un concurso de belleza en el que las personas votan por una persona, no por un partido. Sin embargo, no hay espacio para candidatos independientes, ya que para postularse para un cargo, uno debe pertenecer a un partido político. Actualmente, hay 35 partidos políticos activos en Brasil, 25 de los cuales tienen representantes en la Cámara Baja del Congreso. Ningún partido individual se ha acercado a una mayoría dominante en el Congreso.

El sistema de partidos fragmentado significa que no hay menos de 13 candidatos a la presidencia, pero sólo cinco de ellos lograron reunir más del 5% de las intenciones de voto en las distintas encuestas nacionales (Anexo 5), con una fuerte polarización alrededor de dos candidatos: el candidato populista de derecha Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, el candidato de reemplazo de izquierda de Lula, que tienen la mayor aprobación y una de las tasas de rechazo más altas. Por lo tanto, las simulaciones de la segunda ronda de encuestas no han podido dar una indicación clara de quién puede ganar y los mercados pueden necesitar un ajuste rápido cuando lleguen los resultados finales.

La capacidad de reformar Brasil dependerá de la estructura política del futuro Congreso. Hasta el momento, Geraldo Alckmin, quien logró consolidar una fuerte coalición de centro-derecha, que representa casi la mitad de los escaños del Congreso, no ha ganado ningún impulso en las intenciones de voto, según las encuestas. Mientras tanto, Bolsonaro y Haddad, que son al frente de las urnas, en la actualidad el apoyo del Congreso es muy limitado: cada uno puede reclamar el 16% de los escaños en la Cámara Baja y casi ningún apoyo en el Senado.

La mayoría de los candidatos ha expresado la voluntad de implementar reformas, pero existen diferencias significativas en los planes que han presentado. Parece más probable que Alckmin, Bolsonaro y Marina Silva intenten impulsar reformas, pero el Congreso tendría que cambiar dramáticamente para que los dos últimos obtengan un apoyo sólido entre los miembros. Los otros dos candidatos, Ciro Gomes y Haddad también requerirían cambios significativos en la estructura del Congreso si obtuvieran un mandato sólido, lo que probablemente favorecería el gasto social sobre las reformas estructurales.

Cuidado con los ajustes del mercado potencialmente difíciles

Es necesario implementar reformas dolorosas, pero las encuestas sugieren una baja probabilidad de la elección de un presidente reformista que cuente con un fuerte respaldo del Congreso. Por lo tanto, no sorprende que los precios de los activos brasileños hayan estado bajo presión. El BRL perdió un 15% de su valor en comparación con el USD a la fecha, MSCI Brasil bajó un 10% en los primeros seis meses del año antes de recuperar sus pérdidas (-8% en la moneda local hasta la fecha) mientras que los diferenciales soberanos se han ampliado en 33 pb a 268 pb, a partir del 3 de octubre.

Sin embargo, en caso de que un candidato de izquierda gane la elección (por ejemplo, Haddad o Gomes), los mercados pueden ceder, por temor a un déficit cada vez mayor. A la inversa, un ganador más orientado a la reforma, como Alckmin, pero también Bolsonaro o Silva, puede traer algo de alivio al mercado a corto plazo. Aún así, el grado de apoyo del Congreso a la futura administración determinará si el país puede implementar reformas de manera creíble. Esto, a su vez, determinaría si un alivio a corto plazo podría marcar el comienzo de una recalificación de los activos brasileños, o si se trata simplemente de un escenario de “rebote de gato muerto”.

Share This