El Supremo condena a un asesor que se aprovechó de la escasez de conocimientos financieros de las víctimas

Juez mazo Supremo

El Tribunal Supremo ha reafirmado la condena de dos años de prisión e indemnización para las víctimas para un asesor financiero de Bilbao que estafó a un matrimonio aprovechándose de que debían parte de un crédito inmobiliario y estaban amenazados de desahucio.

La sentencia explica que el acusado recibió a un matrimonio en una desesperada situación económica, pues necesitaban financiación para no perder su vivienda habitual, ya que habían suscrito una hipoteca sobre su vivienda por 132.000 euros y habían impagado varias cuotas del préstamo, por lo que su banco había iniciado un procedimiento de ejecución hipotecaria de la casa.

Según la sentencia del alto tribunal, el condenado se aprovechó “de la desesperada situación del matrimonio y de la escasez de conocimientos de éstos en la realización de operaciones financieras”. Así, sabiendo que la cantidad que precisaban para paralizar el procedimiento era 12.653 euros, les hizo creer que para refinanciar la deuda y solventar su situación era necesario un nuevo préstamo por 60.000 euros, de los que él se quedó con más de 35.000 euros.

El dictamen insiste en que fue un “auténtico préstamo usurario precedido y conseguido mediante la puesta en escena de un engaño típico de la estafa”.

,