El BCE podría extender sus compras de deuda tras la reunión de hoy, en la que se espera “prudencia”, según Allianz GI

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
El Banco Central Europeo (BCE), que hoy celebra una reunión sobre política monetaria, podría decidir extender su programa de compras de deuda en una jornada en la que los analistas de Allianz Global Investors esperan “prudencia” por parte del organismo.

Según Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz GI, dado el creciente número de riesgos a los que se enfrenta la UE, incluidos la ralentización del crecimiento, el aumento del proteccionismo estadounidense y la agitación en Italia, se prevé “cautela” por parte del BCE. Dixmier afirma que no solo es poco probable que el banco central detalle la estrategia de salida para su política monetaria extremadamente acomodaticia, sino que el QE puede incluso extenderse.

En un contexto de crecimiento débil y un repunte poco fiable de la inflación, el BCE enfrenta dos riesgos clave en sus perspectivas económicas: el proteccionismo estadounidense y la política italiana, sobre la que no creen que haga ningún comentario. Allianz GI pronostica que el principal escenario es que se amplíe el programa de flexibilización cuantitativa del BCE, y que la reducción continúe hasta diciembre de 2018.

Este tono cauteloso por parte del consejo de gobierno del organismo sería probable después de que los indicadores económicos recientes hayan confirmado que la desaceleración del crecimiento de la zona euro continuó en el segundo trimestre, periodo que se espera sea uno de los más débiles de los últimos dos años.

Aunque la inflación tuvo un repunte inesperado en mayo (un 1,9% interanual), este repunte fue atribuible principalmente al fuerte aumento en los precios de la energía (un 6,1% en el último año). “Esto probablemente espoleará al BCE, cuya credibilidad ha sido maltratada en los últimos años por una inflación estructuralmente baja, a mantener estas cifras en perspectiva”, añade Dixmier.

En este contexto, el BCE podría reconocer que los riesgos que pesan sobre sus previsiones económicas han aumentado, particularmente con la adopción de una postura más proteccionista por parte de EEUU y con un resurgimiento espectacular del riesgo político en Italia.

La Unión Europea “se enfrenta a una amenaza extremadamente grave” de enfrentamiento entre el nuevo gobierno de coalición italiano y las autoridades europeas sobre el tema de la disciplina fiscal y el cumplimiento de las normas comunitarias. Se espera que el BCE se abstenga de hacer cualquier comentario en esta etapa, pero si las tendencias del mercado ponen en peligro la estabilidad financiera dentro de la UE, lo que aún no ha sucedido, los inversores indudablemente analizarán las reacciones del BCE.

Dada la menor visibilidad del BCE en los eventos futuros, “probablemente sea demasiado pronto” para que el banco central detalle la estrategia de salida para su política monetaria ultra acomodaticia, a pesar de que el programa de recompra de valores vence en septiembre de este año. El escenario central exige que el programa de flexibilización cuantitativa del BCE se extienda, y que la reducción continúe hasta diciembre de 2018. También se espera un alza inicial en el tipo de depósito durante la segunda mitad de 2019.

Share This