El asesor financiero deberá informar al cliente sobre los riesgos de sostenibilidad en su inversión

Por Miguel Ángel Valero

El reglamento sobre divulgación de la información sobre inversiones sostenibles y riesgos de sostenibilidad, puesto en marcha por la Comisión Europea dentro del plan ‘Financing Sustainable Growth’ (iniciado el 25 de mayo de 2018), no solo afecta a normas como Ucits, MiFid II, Solvencia II, o la Directiva de Distribución de Seguros (IDD). También implica a los asesores financieros, intermediarios de seguros (agentes y corredores) y a todo operador en los mercados que realice una función de consejo a un cliente.

La norma define el riesgo de sostenibilidad como el evento relacionado con los factores ASG (ambientales, sociales y de gobernanza) que, en caso de producirse, puede causar un impacto sobre el valor de la inversión.

Se plantea si los factores ASG deben ser considerados solo si el potencial cliente así lo solicita o si debe ser el distribuidor el que debe dar el primer paso

Los riesgos de sostenibilidad, y sus impactos, deben estar integrados en la información sobre un producto financiero. Y esa obligación de transparencia se extiende a los operadores en los mercados financieros, los asesores financieros, los intermediarios de seguros, y las aseguradoras cuando realicen funciones de consejo a un usuario sobre la contratación de ese producto.

En los test de idoneidad tienen que incluirse las preferencias hacia las inversiones sostenibles de los potenciales clientes. A la hora de aprobar un producto, hay que tener en cuenta si va a ser distribuido entre usuarios que buscan una oferta con perfil ASG.

Al mismo tiempo, se plantea si los factores ASG deben ser considerados solo si el potencial cliente así lo solicita, o si debe ser el distribuidor (lo que afecta también al asesor financiero) el que debe dar el primer paso en esa información.

En la web de la entidad que ofrece un producto financiero deberán aparecen las políticas de riesgos de sostenibilidad, con mención expresa a las situaciones que pueden afectar a las inversiones financieras. También, los impactos adversos de decisiones de inversión en los factores de sostenibilidad.

Un dato relevante que el potencial cliente debe conocer es las políticas de remuneración aplicadas por la entidad y, especialmente, su consistencia con la integración de los riesgos de sostenibilidad. Esta norma afecta tanto a los operadores en los mercados financieros como a los asesores financieros que trabajen con éstos. 

En la información previa al contrato del producto o servicio financiero deben figurar los riesgos de sostenibilidad. Pero también la manera en que esos riesgos se integran en las decisiones de inversión. Y especialmente, el impacto en la sostenibilidad de la devolución por parte del cliente del producto o servicio financiero.

Nueva norma marco sobre inversiones sostenibles

En el seminario ‘Implicaciones del sector asegurador español en la inversión sostenible’, organizado por Spainsif con la colaboración de Afi, Elena Tejero, de la subdirección general de Inspección de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, anuncia que en diciembre de 2019 estará listo el reglamento marco sobre inversiones sostenibles. Esta norma pone el foco en la taxonomía como herramienta de clasificación de las actividades económicas sostenibles, que son aquellas que «contribuyen sustancialmente a la mitigación y adaptación al cambio climático», las que «contribuyan sustancialmente a objetivos medioambientales», y también las que «no causan un daño significativo».

A mediados de 2020 se pondrá en marcha la Plataforma Permanente de Finanzas Sostenibles, que actuará como órgano asesor de la Comisión Europea.

También en 2020 se realizará un análisis de sensibilidad de los activos de las aseguradoras a la transición hacia una economía baja en carbono, que incluirá también los riesgos financieros para las carteras (bonos, renta variable e inmuebles) y que pretende valorar también el impacto en los activos físicos ante potenciales reclamaciones por catástrofes climáticas. Al mismo tiempo, Eiopa, el supervisor europeo de seguros y pensiones, realizará unas pruebas de resistencia (‘stress-test’, en la jerga del sector financiero) sobre el impacto de los riesgos ligados al clima.

La DGSFP pondrá el foco supervisor en esta cuestión de los riesgos de sostenibilidad y relacionados con el cambio climático en la política de suscripción y en la fijación de los precios, señala Elena Tejero.

El Banco Central Europeo también va a incluir, a partir de 2020, los riesgos ligados al cambio climático en sus pruebas de resistencia a las entidades financieras que supervisa, señala su vicepresidente, Luis de Guindos

Iratxe Galdeano, socia de Afi, destaca, en este sentido, que los riesgos vinculados a la sostenibilidad ”no sólo tienen carácter reputacional sino que son fuente de amenaza financiera”. Por tanto, han de formar parte de la gestión de los riesgos de una entidad. Y han de estar integrados en el mapa de riesgos de ésta.