EFPA: “Para que el asesoramiento gane protagonismo, sería bueno que no estuviera cargado por el IVA”

En la segunda parte de su entrevista con elAsesorFinanciero.com, el presidente de EFPA España, Santiago Satrústegui, analiza el entorno regulatorio en el que se mueve el asesor financiero y el impacto que ha tenido en su labor MiFID II.

-¿Cómo ha afectado a los asesores españoles la entrada en vigor de MiFID II?

La norma ha convertido al asesoramiento financiero en más protagonista, incidiendo en las acreditaciones, donde el mercado en general ha hecho un esfuerzo importante. Otro tema tiene que ver con los modelos de negocio y cómo se manejan los incentivos, donde estamos en un proceso de reestructuración del que saldrán distintas fórmulas para adaptarse a la normativa. Y también está el tema de la gobernanza de producto, que tiene que ver con las gestoras y distribuidores, y que, al ser un tema más técnico, se ha implementado de forma más inmediata.

No podemos desincentivar el asesoramiento con el IVA. Si esto lleva a fórmulas donde el asesoramiento no sea protagonista, será un problema”

-Mucho se ha hablado de la regulación de las retrocesiones, ¿cuál cree que debería ser la regulación ideal en este ámbito?

No lo sé y tampoco creo que me corresponda a mí decir cuál debería ser como presidente de EFPA. MiFID II lo que nos está dando es un marco y dentro de ese marco se están buscando las soluciones. Creo que todo aquello que prime el asesoramiento como protagonista es bueno y lo que minimice el asesoramiento es malo. El objetivo de MiFID II es dar protagonismo al asesoramiento. Como el asesoramiento incluye IVA, se están buscando otros caminos o conceptos para no pagar el IVA. Creo que eso es un error brutal desde el punto de vista de planteamiento y de modelo, y es un error desde el punto de vista de los objetivos de la norma. Una de las cosas que hay que pedir y enfocar adecuadamente es que el asesoramiento no tenga IVA. En la medida en que lo tenga y eso lleve a fórmulas donde el asesoramiento no sea protagonista será un problema.

-¿Hay algún movimiento desde la CNMV en relación al tema del IVA?

No lo sé, pero creo que esto es un tema europeo y hay que moverlo a nivel europeo. Si el objetivo de MiFID II es que el asesoramiento financiero gane protagonismo, lo que no podemos es desincentivarlo respecto a otras fórmulas. Es clarísimo que sería bueno que el asesoramiento financiero no tuviera IVA.

Pagar comisiones explícitas

-¿Cree que el inversor español está preparado para pagar únicamente comisiones explícitas a sus asesores?

Si a alguien se le pregunta si está dispuesto a pagar, normalmente dice que prefiere no pagar. De lo que se trata es de ver el valor que se aporta y quizás estamos poniendo demasiado énfasis en el precio y demasiado poco en el valor. La cuestión fundamental es entender cuánto valor aporta el asesor financiero y cómo se diferencia ese valor. En cuanto el cliente nota que tiene una aportación de valor, ve lógico que se pague, igual que está acostumbrado a pagar a un abogado, un médico o cualquier otro profesional independiente. No se trata tanto de pagar comisiones explícitas como de entender que el asesoramiento financiero aporta un valor. Pagar explícitamente no tiene por qué ser el mejor camino y los distintos modelos deben competir por dar fórmulas para que los clientes puedan elegir. Un asesor financiero de EFPA que ha hecho un esfuerzo por tener un nivel superior de formación y por firmar un código ético, aporta un valor especial, un valor extra. En este sentido, los clientes deberían preguntar qué nivel de acreditación tiene la agencia que lleva sus inversiones y buscar siempre un asesor financiero con titulación EFPA.

No se trata tanto de pagar comisiones explícitas como de entender que el asesoramiento financiero aporta un valor””

-¿Cómo valora la actual regulación de las EAF, una figura que no acaba de arrancar en el mercado?

Es cierto que hay muchas EAF que están evolucionando y pasando a otras figuras, unas veces para hacer menos cosas y otras, para hacer más cosas. No creo que esto deba verse como algo negativo. Al revés. Debemos ver que gracias a que ha existido la figura de la EAF se han ido confirmando proyectos muy interesantes que aportan valor a nuestro mercado y que, en la medida en que se van haciendo más grandes, incorporan más temas que ofrecen a sus clientes y para eso necesitan figuras regulatorias más amplias. El que la EAF se transforme es muestra del éxito de la figura, no es peyorativo. 

-¿Cómo se está moviendo el asesor en un entorno complejo, con tipos de interés en mínimos y alta volatilidad que provoca sustos cada pocos meses? ¿Cómo afecta a la relación con el cliente? 

Con los tipos de interés a cero, la única forma de tener rentabilidad es asumir más riesgo. Lógicamente, en la medida en que asumimos más riesgo la cartera sufre más vaivenes, y esto es lo que pasa en estos momentos. Ahora mismo es cuando los inversores necesitan mucho más que nunca tener cerca un asesor que se preocupe sobre todo de su parte personal, no solo de la inversión, sino de entender exactamente qué necesita o para qué invierte.

Certificar al asesor hipotecario

-EFPA también ha iniciado las certificaciones para asesor hipotecario que regula la nueva norma de este segmento ¿cómo es su actividad en este terreno?

Aquí lo que se ha producido es una demanda de nuestro colectivo de asociados de EFPA que tenía que responder a la normativa que incorporaba la normativa hipotecaria sobre que tenía que tener una certificación, y creo que nos hemos movido muy rápido, hemos ofrecido una forma de acreditarse que creo que ha funcionado muy bien. Hemos hecho entre 13.000 y 14.000 exámenes y ya hay un número de acreditados muy importante, y lo hemos ofrecido además a todos nuestros asociados de una forma gratuita. Es una forma de tener un título adicional que sirve también para la recertificación. Los que han ido por este camino, esas horas que han dedicado al esfuerzo por tener esa certificación de productos hipotecarios les sirven también como forma de acreditar su formación continua. La norma es bastante exhaustiva es la casuística y, dependiendo de tu formación anterior, tienes que hacer un tipo de preguntas u otro en el examen. Eso lo hemos podido modelizar bastante bien, lo que era un poco complejo desde el punto de vista de programación, pero en la propia norma está incluido qué te falta por aprender y, partiendo de un titulación EFA o de una carrera determinada, tienes que hacer un esfuerzo concreto.

-Uno de los mayores problemas de nuestro país es la escasa cultura financiera, ¿qué están haciendo desde EFPA para mitigar este problema?

Una forma de contribuir a la cultura financiera es la formación del asesor. Además, desde hace años trabajamos en un programa de educación financiera para determinados colectivos, en el que los profesionales se ofrecen como voluntarios para dar estas clases gratuitas; y que ya atrae a un grupo muy significativo de asociados de EFPA y que está funcionando bastante bien.