¿Cuáles son los perfiles mejor pagados del área financiera en España en 2019?

Los últimos han sido años de fuerte dinamismo en la creación de empleo, que ha permitido a nuestro mercado de trabajo recuperar ya el 70% del empleo destruido durante la última crisis económica. Sin embargo, en los últimos meses, estamos asistiendo a una moderación de esta tendencia creciente (como arrojan los últimos datos de paro y afiliación a la Seguridad Social conocidos el pasado día 3 de septiembre de la mano del Ministerio de Trabajo). Pese a todo, la situación económica en nuestro país sigue siendo favorable y se han alcanzado cifras de récord en afiliaciones a la Seguridad Social, contratación y reducción del desempleo. En palabras de Alexandra Andrade, directora de Spring Professional en España, “de cara a los próximos meses, nuestras previsiones apuntan a que la creación de puestos de trabajo siga mostrando una cierta fortaleza y prevemos que la tasa de paro experimentará una reducción, hasta lograr el 13,7% a finales de 2019, alcanzando el umbral del 12,8% en 2020”.

Sin embargo, el mercado laboral ya nunca será como lo hemos conocido hasta ahora. Nuevas tendencias en relaciones laborales y formas de colaboración, el impacto de la tecnología y el entorno cambiante ponen de manifiesto la necesidad de conocer qué demanda el mercado en cada momento, tanto a nivel competencial como salarial, para poder atraer y retener el mejor talento en cada compañía, la verdadera clave del éxito empresarial en nuestros días y el epicentro de la llamada guerra por el talento. Es por eso que Spring Professional, la firma del grupo Adecco especializada en consultoría de selección para mandos intermedios y directivos, ha elaborado la II Guía Spring del Mercado Laboral en el que se analizan 420 posiciones procedentes de los 14 sectores económicos más relevantes de nuestro mercado de trabajo y en el que se ofrecen datos relativos a la remuneración de estas posiciones así como sus competencias más demandadas y la situación actual del sector en materia de crecimiento y perspectivas. Todo ello para ofrecer una completa radiografía del mercado de selección actual en España.

Un repaso al mercado de selección en España: presente y futuro

Hoy en día, en nuestro país contamos con la fuerza laboral mejor formada de la historia: los ocupados españoles con estudios superiores representan el 43,6% del total de ocupados, récord histórico. Sin embargo, todavía existe un gap importante entre la demanda del mercado y la oferta: la relación entre vacantes y desempleo ha pasado de una ratio de 0,7 vacantes por cada 100 desempleados en 2013, a casi 3 en la actualidad. Es por ello que los grandes desafíos de la función de selección de personal y recursos humanos van a tener que ver con una gestión dinámica y personalizada del talento de las organizaciones, desarrollando los recursos internos en unos casos, y tratando de contratar a los mejores en otros.

Pero más allá de la guerra por el talento en los perfiles más demandados, las empresas deben trabajar en prever y gestionar otras áreas no menos importantes: las nuevas formas de empleo y su marco regulatorio, los retos demográficos como el envejecimiento de la población y los flujos migratorios, la gestión de la diversidad… Es el momento de pasar de las empresas “rígidas” que hemos conocido hasta ahora hacia las llamadas organizaciones “líquidas” que apuestan por el empoderamiento y los equipos multidisciplinares autogestionados, reduciendo la necesidad de jerarquía formal. Es más, como explica Andrade, “cada vez más la tendencia será que en muchas ocasiones las empresas no buscarán cubrir puestos concretos sino que se dedicarán a contratar TALENTO, en mayúsculas, aunque no exista un puesto de trabajo específico para el candidato. Será ese candidato quien estará dispuesto a buscar o crear su propio puesto dentro de la empresa en la que desee trabajar. Así, dentro de un mundo esencialmente tecnológico e hiperconectado, la piedra angular del empleo seguirá siendo las personas”.

 Los expertos en selección reconocen que el profesional del futuro deberá ser una persona muy familiarizada con la tecnología, el mundo digital y la conectividad, pero también con un modelo de comunicación constante con su entorno. Su capacidad para resolver conflictos en situaciones complicadas y de manera ágil será determinante para la consolidación de su figura profesional dentro de la empresa. Y, por encima de todo, su versatilidad y capacidad de adaptación al entorno, como respuesta a esos cambios vertiginosos que cada vez serán más frecuentes. En este sentido, el papel que adopten los altos cargos será fundamental dentro de esta transformación ya que servirá como guía y referencia para aquellos perfiles que se encuentran por debajo.

El estudio salarial

Sin duda, la formación y la experiencia son necesarias en cada uno de los perfiles, pero, precisamente, haciendo referencia al entorno actual, las competencias se han convertido en la clave del éxito. Como hemos indicado en la introducción, para realizar este estudio se han analizado 420 posiciones procedentes de los 14 sectores económicos más relevantes de nuestro mercado de trabajo: banca, finanzas, legal, seguros, recursos humanos, life science, digital y e-commerce, gran consumo, hostelería y turismo, retail, IT y TELCO, industrial, construcción e inmobiliaria y logística. En el presente análisis repasamos el sector financiero en España.

Momento actual del sector financiero

2019 está siendo un año en el que las previsiones de crecimiento del PIB se sitúan en un 2,4% según el Banco de España. Se trata de un dato menos positivo que el de 2018 cuando el crecimiento fue del 2,6%, pero en términos comparativos con nuestros vecinos europeos estamos por encima de países como Francia (+1,4%), Bélgica (+1,3%) o Alemania (+0,7%). Han animado este crecimiento sectores muy ligados al mundo financiero como es el de las empresas Fintech, Insurtech o Proptech. Estas son empresas con un alto componente tecnológico en servicios financieros, sector asegurador y empresas de real estate, respectivamente.

Otra de las tendencias que sigue su estela de los últimos años es la clara orientación de los perfiles financieros al negocio. Los perfiles con un cierto grado de experiencia en las organizaciones siempre han estado muy cercanos a las operaciones del negocio, pero en los últimos años se ha convertido en un denominador común que no sólo los directivos, sino también los perfiles con menos experiencia, tengan una fuerte orientación al negocio. Es ya una realidad que para un perfil de contabilidad se busque esa visión global o sistémica, una clara orientación a resultados, e incluso, cierto grado de planificación estratégica.

Las posiciones que han sido más demandadas en finanzas en este ejercicio han sido la de Dirección Financiera, siempre presente como máximo escalafón, así como las más orientadas al componente analítico del balance y de la cuenta de pérdidas y ganancias de las organizaciones. Estas son las posiciones de Controller Financiero o Controller de Gestión o la de Analista Financiero. Por último, como suele ser habitual, en este año ha habido también un flujo de candidaturas de unas firmas de servicios profesionales (Big 4 y seguidoras) a otro competidor. Esto es muy acentuado en la línea de auditoría por la nueva ley que obliga a rotar al auditor con mayor frecuencia que anteriormente, pero también se ha dado en el resto de líneas de una manera muy relevante.

El ADN del sector financiero

Si por algo se caracterizan tradicionalmente los perfiles financieros, desde el CFO al contable, es porque todos ellos están desempeñados por personas con una gran vocación analítica en todo lo que realizan y por tener desarrollada la competencia de solución y análisis de problemas. El “ADN” del Financiero es sin duda el de alguien con un fuerte componente de planificación y organización, con pensamiento crítico y con dotes de liderazgo. Aunque, el sector demanda cada vez más perfiles que hayan crecido desde las posiciones más básicas del departamento hasta posiciones más estratégicas, con un buen nivel de interlocución, cuya comunicación social sea óptima, principalmente, cuando ocupan la posición de Dirección Financiera. Es más, la capacidad de comunicación es una competencia requerida para cualquier tipo de posición en el área: front, middle y back office.

En cuanto al conocimiento de idiomas, pese a que sigan existiendo algunas empresas locales que no precisen inglés, cada vez son menos frecuentes los clientes que no demandan un nivel alto de dicho idioma para incorporarse en la organización. La posibilidad, aunque remota, de internacionalizar la compañía siempre fomenta la incorporación de perfiles con, al menos, inglés. Por último, también es un denominador común en los perfiles financieros el manejo de las herramientas ofimáticas más utilizadas, como son por supuesto el paquete Office, así como determinados sistemas de planificación de recursos empresariales, los conocidos ERP´s (SAP, Oracle, Navision, Hyperion, etc.), y herramientas de Business Intelligence.

En general, las competencias más buscadas para los perfiles del área financiera son:

  • Liderazgo
  • Comunicación
  • Capacidad de resolución de problemas
  • Toma de decisiones
  • Habilidades de negociación

Las retribuciones en el sector financiero

Dentro de Finanzas, los dos perfiles mejor remunerados son el Socio en Consultora o Auditora y el Chief Financial Officer (CFO). El primero de ellos puede llegar a alcanzar los 300.000 euros brutos anuales mientras que el Director Financiero de un conglomerado de empresas puede cobrar hasta 170.000 euros al año. Dentro del área financiera también tienen remuneraciones muy elevadas el perfil de Responsable de M&A (fusiones y adquisiciones en su acepción castellana) con un salario que puede alcanzar a 100.000 euros anuales brutos. Y tras él, el Director Financiero (reportando al CFO) con una remuneración que puede llegar a los 90.000 euros anuales en grandes empresas.

Rondando los 80.000 euros anuales de máximo se encuentran también otros profesionales como el Responsable de Control de gestión, el Responsable de Auditoría Interna, el Responsable de Tesorería o el Manager de Auditoria Externa. Entre los especialistas y mandos intermedios de menor rango salarial los mejores pagados en las Finanzas son el Responsable de Controlling Financiero y Reporting (75.000 euros brutos), el Responsable de Consolidación (73.000 euros anuales), el Analista M&A (hasta 72.000 euros) y el Responsable de Contabilidad y el Responsable de Administración (70.000 euros al año cada uno).

Con algo menos de salario se quedarían el Credit & Collection Manager, el Controller Financiero y el de Gestión, el Controller de Costes, el Controller Industrial y el Credit & Risk Manager, todos ellos por encima de los 60.000 euros anuales brutos.