Correos quiere que sus oficinas postales operen como agentes financieros

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Por Miguel Ángel Valero

El 12 de abril de 2018, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, estrenaba su segundo mandato con una innovadora propuesta de colaboración entre los bancos para hacer frente al cierre de sucursales en las zonas rurales y al problema de exclusión financiera que este ajuste genera. Porque Roldán admite que, tras haber suprimido desde 2008 más del 40% de las oficinas, el cierre continuará. De hecho, la gran banca terminó 2018 con 720 sucursales menos que un año antes. El 4.41% menos.

Roldán reconoce que más de un millón de españoles no tiene una oficina bancaria en su lugar de residencia, y para tratar de paliar esa situación propone acuerdos de colaboración de forma que los bancos se comprometan a tener en esas localidades sucursales rotatorias (cada entidad garantiza que estará uno o varios días a la semana) o cajeros automáticos multimarca. Esta fórmula está muy extendida en países con grandes zonas sin sucursales, como EEUU y Canadá. “Las fórmulas de cooperación pueden tener sentido para el mundo rural, en el que va a ser difícil que tengan acceso a la presencia bancaria física permanente, garantizan la provisión de servicios financieros básicos, y no plantean problemas de competencia”, argumenta Roldán.

“La transformación digital no es una cuestión generacional. La banca móvil crece en todos los segmentos de edad, especialmente en las más avanzadas que en los jóvenes. Llevar la banca digital a las zonas rurales es una cuestión de educación financiera, pero también de inversión en tecnología, en ancho de banda y en fibra óptica, que no corresponde exclusivamente a los bancos”, precisa el presidente de la AEB.

La propuesta del presidente de la AEB recibió el aplauso generalizado de los bancos. Pero ha pasado casi un año desde que José María Roldán lanzara esa iniciativa y no se ha materializado en acción concreta alguna por parte de las entidades.

Para sonrojo de la banca, una institución pública, como Correos, se ofrece para tratar de paliar los efectos que sobre el acceso de los ciudadanos a los servicios financieros más básicos tiene el cierre de sucursales.

Correos está “hablando” con “varios” bancos para transformar sus 2.396 oficinas postales en dispensadoras de servicios financieros, sobre todo en zonas donde no hay sucursales. Su presidente, Juan Manuel Serrano, reconoce que “algunos bancos” se han puesto ya en contacto con la compañía para conocer el alcance de su propuesta y, sobre todo, el coste que para estas entidades tendría el acceso a las oficinas postales.

Correos tuvo, prácticamente desde sus orígenes, un banco, la Caja Postal, que terminó integrándose en Argentaria como todas las entidades financieras públicas (salvo el Instituto de Crédito Oficial), y posteriormente, con la fusión con el Banco Bilbao Vizcaya, en el actual BBVA. Luego tuvo durante 16 años un acuerdo en exclusiva con Deutsche Bank, que finalizó en 2017.

La diferencia de la propuesta de Juan Manuel Serrano con ese acuerdo con el Deutsche Bank es que no sería en exclusiva con una única entidad, sino que Correos está dispuesto a trabajar con varios bancos.

“Mientras la banca está retirando su capacidad, sus oficinas, en Correos ocurre al revés y busca ampliar los servicios que ofrece a sus ciudadanos”, explica Serrano. El presidente de Correos muestra su disposición a que las entidades puedan seguir ofreciendo servicios financieros a través de las oficinas postales, especialmente en las zonas rurales y en localidades que carecen de sucursal.

En Correos precisan que nunca serían un banco ni tendría licencia del Banco de España, sino que las oficinas postales actuarían como agentes financieros de las entidades para los servicios de entrega de efectivo, apertura de cuentas corrientes y otros trámites habituales.

Modelo Mediolanum

El modelo que propone Serrano es muy similar al que mantiene con Banco Mediolanum desde febrero de 2018. Los clientes del banco podrán ingresar y retirar efectivo, ingresar cheques, enviar dinero a un tercero o solicitar dinero a domicilio a través de las oficinas postales. Todas las operaciones se podrán gestionar a través de la app del banco, con lo que el trámite en la oficina de Correos será prácticamente inmediato.

El acuerdo se implementó en dos fases, en la primera los clientes de Mediolanum pueden únicamente realizar ingresos de efectivo, simplemente con su número de cuenta y un documento de identidad. En la segunda fase, iniciada en marzo, al mes siguiente de firmarse el acuerdo, los clientes de este banco tienen acceso, a través de las oficinas postales de Correos, a todos los servicios transaccionales de Mediolanum y además gestionarlos con la ayuda de la app de la entidad. Además de ingresar efectivo, podrán también ingresar cheques, retirar efectivo, enviar efectivo a otra persona para que lo recoja en cualquier oficina de Correos y solicitar el envío de efectivo al propio domicilio o al de un tercero.

Share This