Salvador Mas (Finametrix): “Se abusa del término disruptivo y no todas las iniciativas fintech lo son”

El surgimiento imparable de start-ups tecnológicas ha desatado las expectativas de una revolución en el sector financiero, más pronto que tarde. En general, se habla de que las fintech introducirán elementos disruptivos que modificarán profundamente la operativa de las entidades y su relación con los clientes. Sin embargo, tal expectación está generando también una cierta impaciencia, pues, de momento, asoma solo la punta del iceberg y resulta cada vez más complicado detectar las iniciativas que acabarán por romper el statu quo. Esta ha sido una de las cuestiones principales abordadas en la jornada ‘Cómo sacar partido del fintech’, organizada por Finametrix y Santander Securities.

Salvador Mas, CEO de Finametrix, considera que, en los últimos tiempos, se abusa del término ‘disruptivo’ y que no todas las iniciativas fintech lo son: “lo realmente disruptivo es algo que genera un crecimiento exponencial”. Ahora bien, a pesar de esta matización, cree que efectivamente van a ocurrir muchas cosas disruptivas “y van a pasar todas a la vez, lo que va a generar enormes cambios sociales. Se estima que el 60% de los trabajos actuales desaparecerán y eso provoca incertidumbre y sensación de descontrol”.

Mas presenta tres ejemplos de empresas fintech que, desde su punto de vista, aportan elementos claramente disruptivos: Coowry, Grant Thornton y Reply.ai.

Blockchain: La gran apuesta del sector financiero

Alejandro Gómez de la Cruz, abogado especialista en blockchain y smart contract en Grant Thornton, pone de manifiesto las enormes posibilidades que ofrece el blockchain, la tecnología en que se basa la criptomoneda bitcoin. Esta tecnología permite la transmisión de valor, de propiedades, sin necesidad de intermediación. Esto, aplicado a la actividad financiera, supone la eliminación de muchos procesos que dejan de ser eficientes y pone como caso más claro la supresión de las cámaras de compensación. Algunos estudios cifran el posible ahorro de costes para el sector financiero, a nivel global, en unos 20.000 millones de dólares. Cifra a la que Gómez de la Cruz no concede mucha validez en una fase tan incipiente.

Desbancarización de los pagos

Otra iniciativa novedosa es la Coowry, una plataforma que posibilita los micropagos en tiempo real a través del saldo o el recibo del teléfono móvil y que, según Salvador Mas, supone un paso importante en la desbancarización de este servicio. David Moreno, CEO de Coowry, señala que, para este tipo de transacciones, “siempre se habían utilizado instrumentos financieros, lo que conlleva aspectos tradicionales de la industria financiera, como son las comisiones, que harían inviable este negocio”.Sostiene que digitalizar lo que hasta ahora eran pagos en efectivo es muy complejo y, en el mundo digital, en lo que se refiere a juegos, contenidos o software, “nos encontramos con pagos de cantidades muy pequeñas”. La empresa ya está operativa y con bastante éxito en diversos mercados del sudeste asiático y latinoamericanos, donde los teléfonos de prepago predominan sobre los de contrato, circunstancia que favorece el uso de este sistema. En España, ya están negociando con las operadoras telefónicas y, en cuestión de semanas, entrará en funcionamiento.

Un robot para la atención al cliente

Reply.ai es una firma de inteligencia artificial especializada en la creación de chatbots que ya está dando servicio a grandes multinacionales como Samsung, Nike o HP. Estos chatbots (herramientas de inteligencia artificial que responden a las cuestiones de los usuarios sin intervención humana) suponen un avance en la atención al cliente y una importante reducción de costes. Omar Pera, CEO y fundador de la empresa, señala que ya “existen muchas aplicaciones que todos usamos que incorporan un chatbot. Y, en breve, se producirá un salto cualitativo, cuando se añada wathsapp”.

Según Pera, estos sistemas son especialmente útiles para automatizar las respuesta a las preguntas más frecuentes de los usuarios, lo cual supone un filtro considerable para los servicios de atención al cliente atendidos por personas. Además, los chatbots están preparados para, en caso de no entender las preguntas, pasar al usuario con la persona que pueda atenderle, al que ya le llega toda la información que el cliente ha proporcionado al bot.

,