Carlos García Ciriza: “El tipo de agentes autorizados para las EAF es claramente insuficiente”

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

A priori, las medidas incluidas en el Real Decreto 1464/2018, de 21 de diciembre, por el que se desarrolla el texto refundido de la Ley del Mercado de Valores, respondían a dos de las principales demandas de las Empresas de Asesoramiento Financiero (EAF) durante el largo proceso de transposición de MiFID II. Sin embargo, dichas medidas han quedado lejos de satisfacer a todos los afectados. Mientras la asociación Economistas Asesores Financieros, del Consejo General de Economistas (EAF-CGE), hace una valoración positiva del cambio en la negativa que había mantenido la CNMV contra viento y marea, para ASEAFI (Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero) la modificación no responde en absoluto a las necesidades de las EAF.

Si bien se autoriza finalmente a que las EAF puedan contratar agentes, estos tienen muy limitadas sus funciones, pudiendo actuar solo como meros prescriptores, sin capacidad para asesorar. Para Carlos García Ciriza, presidente de ASEAFI, este tipo de agente “es claramente insuficiente para las necesidades de las EAF”. Señala que el objetivo era que estas empresas pudieran integrar en su estructura, como profesionales autónomos, a los banqueros privados que han ido saliendo de las entidades financieras en los últimos años: “exactamente igual que se permite a la banca o a las agencias de valores; incorporarlos en plantilla, con contrato laboral, tiene un coste muy difícil de asumir para una pyme, como son la mayoría de las EAF”.

García Ciriza cree que “no existe una razón de peso para que esto se les permita a las agencias de valores y no a las EAF, firmas cuya única finalidad es el asesoramiento”. Considera, además, que la medida no va a suponer impulso alguno a las EAF, una figura que ha visto en los últimos tiempos cómo las empresas más grandes se transformaban en gestoras o agencias de valores para superar estas limitaciones: “Si quieren crecer, no les queda más remedio; la utilización de estos nuevos agentes vinculados, que actúan como meros prescriptores, no nos sirve, porque pueden traer negocio, pero el asesoramiento recae siempre en una sola persona o un equipo reducido, y la capacidad y el tiempo de estos son limitados”.

En cuanto a la gratuidad para modificar la denominación de las empresas en el Registro, que por ley deben dejar de llamarse EAFIs y pasar a ser EAF, lo valora positivamente, aunque no le concede demasiada importancia: “lo duro es que llevamos 10 años trabajando para dar a conocer el acrónimo EAFI y ahora tendremos que vovler a empezar; es otra piedra en el camino y, además, innecesaria, porque no existía confusión alguna. El consumidor no interpreta la ‘i’ como ‘independiente’, sobre todo porque por lo general, no sabían lo que significaba EAFI”.

Satisfacción en EAF-CGE

Por su parte, la otra asociación de EAFIs, Economistas Asesores Financieros, del Consejo General de Economistas (EAF-CGE) considera positivo el RD que permite a las EAFIs tener agentes para promocionar sus servicios.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Según David Gassó, presidente de EAF-CGE, “el Real Decreto incluye dos de las principales demandas que desde el Consejo General de Economistas y Economistas Asesores Financieros hemos trasladado a los organismos reguladores y supervisores, así como a los diferentes grupos parlamentarios, en beneficio del colectivo de las Empresas de Asesoramiento Financiero: la posibilidad de que las EAFIs pudieran tener agentes para promocionar sus servicios y que el cambio de denominación de EAFI a EAF no suponga un coste adicional para estas entidades”.

Gassó explica que “tanto el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich; el presidente de la Comisión Financiera del Consejo, Antonio Pedraza; y yo mismo, en cuanto presidente de Economistas Asesores Financieros, así como diversos miembros de la Comisión Permanente del Consejo y del Consejo Directivo de EAF, hemos mantenido reuniones con representantes de las instituciones y de la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados para explicar la importancia de la actividad de estas entidades, la desventaja con la que se encuentran en relación a otras empresas de servicios de inversión y trasladarles nuestras propuestas en este sentido. Finalmente, el trabajo ha dado sus frutos y los artículos correspondientes a las dos cuestiones referidas han quedado redactados en el RD”.

 

Share This