AXA IM sigue apostando por EEUU y destaca la tendencia alcista de la inversión responsable

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

A pesar de los últimos trimestres “complicados” que ha vivido la renta variable, “en  los que ha resultado muy difícil obtener rentabilidades positivas en fondos de inversión”, a juicio de Beatriz Barros de Lis, directora general de AXA IM para España, nos encontramos en un entorno propicio para que los gestores activos “aporten de verdad valor a las carteras de sus clientes”. Así lo ha reconocido durante la presentación de las perspectivas económicas y tendencias de inversión de la gestora, en donde se ha destacado las buenas perspectivas sobre la economía de EEUU, la recuperación de los emergentes y las dudas que levanta Europa, principalmente por las incertidumbres geopolíticas.

Entre los preferidos de la entidad se sitúan los valores de renta variable temática –sobre todo en robótica, economía digital y longevidad-, así como en todo aquello que tiene que ver con la inversión responsable, principalmente en Medio Ambiente, Gobierno Corporativo o presencia de la mujer en la empresa. En la actual coyuntura, muchas de las oportunidades en estos segmentos pueden venir de la economía de los países emergentes, que “cotiza barata con una tendencia de beneficios al alza”, como ha destacado Jaime Albella, director de ventas para España de AXA IM.

Europa pierde atractivo frente a EEUU

Durante los últimos meses, las fluctuaciones del dólar donde mayor impacto tuvieron fue en los mercados emergentes, lo que, unido a la reciente masiva venta de activos, ha provocado una gran volatilidad. Sin embargo, a juicio de Albella “la macro en estos países sigue siendo muy fuerte, con sus balanzas exteriores tremendamente equilibradas”, lo que, en su opinión, propiciará para impulsar su crecimiento en esta segunda parte del año y generar oportunidades de inversión en países como China o México, sobre todo en bonos.

En relación a Europa, ha destacado que la incertidumbre política, principalmente en Italia, está provocando “que se mantengan los tipos atados”, y no se espera que el BCE los modifique al alza hasta, al menos, Septiembre de 2019. Esta coyuntura en el Viejo Continente ha impulsado que “el crecimiento sincronizado global se haya acabado”, ya que, desde el otro lado del Atlántico, los ecos de la reforma fiscal y el buen resultado empresarial de las compañías de EEUU mantendrán fuerte a la primera economía del mundo durante 2018.

Share This