AXA IM: La desaceleración de la zona euro abre la posibilidad a un estancamiento del BCE

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Por Laurent Clavel, Head of Research and Serge Pizem, Global Head of Multi-Asset Investments, both at AXA Investment Managers

Un reciente informe de AXA IM analiza la actual coyuntura macroeconómica y la estrategia de asignación de activos para las próximas semanas. Según uno de sus dos autores, Laurent Clavel, “la desaceleración de la zona euro sumada a la inflación subyacente decepcionante (1% durante dos años) puede evitar cualquier normalización monetaria. Por lo tanto, vemos la probabilidad de que nuestro escenario de riesgo de “Estancamiento del Banco Central Europeo (BCE)” aumente al 40%. En este escenario, el BCE no tiene la oportunidad de subir los tipos antes de la próxima subida cíclica y los tipos de interés clave se mantendrán en su nivel actual (-0,4% para la tasa de depósito) hasta 2022. Tal resultado también sería un freno a los 10 años el rendimiento que se mantuvo en 0,1% hasta fines de 2020, con un riesgo de escasez de garantías que impulsa los rendimientos a un territorio negativo”.

“Esto deprimiría los rendimientos de los bonos en euros y pesaría sobre los bancos. Sin embargo, otros tres años de tipos negativos que pesan sobre la rentabilidad de los bancos pueden reducir su apetito crediticio. Pero también vemos algunas buenas noticias. Los Estados miembros de la eurozona han estado facilitando la política fiscal. y esto está siendo bien recibido por los mercados. Los precios del petróleo han bajado significativamente en los últimos tres meses (de US $ 75 a US $ 65 en la actualidad por un barril de crudo Brent). Esto propiciará una convergencia de las tasas de inflación general y subyacente, lo que debería contribuir a aumentar el poder adquisitivo y mantener la capacidad de recuperación de la demanda interna de la zona euro. Y, de manera alentadora, vemos los primeros signos positivos de la transmisión de la flexibilización de la política china (estímulo fiscal y flexibilización del crédito) a la economía real con un fuerte repunte en el crecimiento del crédito en enero.

“La administración china ha estado marcando el apoyo a las políticas de manera proactiva. Debería haber más, como el IVA adicional y la reducción de tarifas para pequeñas y medianas empresas, o el apoyo para impulsar la infraestructura y el gasto de los hogares. El Banco Popular de China (PBoC) también se está volviendo más proactivo en la política monetaria. Esperamos otros dos o tres recortes en los ratios de requisitos de reservas a lo largo de este año, y el próximo podría llegar en marzo. Si se llega a un acuerdo comercial con los EE. UU., lo que sería positivo para el RMB y se profundiza la debilidad interna, tampoco se pueden descartar los recortes a los tipos de interés de referencia (y otras tasas de mercado).

“Los países en desarrollo, por su parte, están listos para ver una desaceleración económica en la primera mitad del año, tras el fuerte crecimiento registrado en el último trimestre de 2018. Se espera que la demanda interna se mantenga relativamente resistente con las políticas fiscales que apoyan el consumo antes de las elecciones que están programadas en varios países, particularmente en Asia emergente (India, Indonesia, Filipinas) y que sirven de amortiguador para la desaceleración de las exportaciones. En el hemisferio occidental, después de años de crecimiento mediocre, la economía de Brasil debería ganar fuerza gracias al nuevo impulso de reformas generado por la administración recientemente nombrada. Mientras tanto, países con problemas como Turquía y Argentina están en recesión, pero se están acercando a la depresión a medida que se produce un reequilibrio económico. En general, vemos un margen para que las economías emergentes comiencen a acelerar en los próximos trimestres y en 2020”.

Por su parte, Serge Pizem ha asegurado que “después del rebote del YTD, es hora de ser neutral y mantener un enfoque positivo en los mercados emergentes. El gran cambio ha venido de la varación en la actitud en las negociaciones entre Estados Unidos y China. Sentimos que una buena parte de estas buenas noticias han sido muy valoradas en los mercados”.

  • Estamos sobreponderados en activos de mercados emergentes, tanto de deuda como de acciones
  • Hemos mejorado los bonos gubernamentales de Euro Core a neutral
  • Estamos infraponderados en acciones de la UEM

“La reciente marea de datos macroeconómicos negativos contrasta con las acciones de EE. UU. y la Eurozona que ahora suben un 10% en lo que va del año, sin embargo, con estos niveles altos en las acciones, vemos márgenes más ajustados y una menor volatilidad, lo que hace que la recompensa de riesgo sea menos atractiva. En este contexto, creemos que es hora de ser neutral tanto con los bonos como con las acciones “.

“Es improbable que las corrientes cruzadas provenientes de la desaceleración del crecimiento global se disipen en el corto plazo, mientras que las primas de riesgo y las valoraciones se han realineado con los fundamentos en la mayoría de los mercados, de modo que la mayor parte del dinero fácil probablemente se haya hecho para este año en activos de riesgo. Por lo tanto, rebajamos nuestras opiniones de capital en los próximos 3 meses a neutral. Y seguimos infraponderados en las acciones de la UEM, ya que la región está liderando la desaceleración económica.

“También hemos decidido neutralizar nuestro sesgo de corta duración en los bonos gubernamentales del euro a pesar de los rendimientos de los bonos, ya que un menor crecimiento y la caída de la inflación deberían limitar los rendimientos de los bonos. Finalmente, nuestra convicción es mantener una actitud positiva con respecto a los activos de los mercados emergentes, tanto de deuda como de acciones, como una Fed más moderada, un dólar estadounidense en su punto máximo y las valoraciones más baratas son favorables”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Share This