AXA IM apuesta por los fondos temáticos y los activos ASG en un contexto de baja rentabilidad

AXA IM
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
En una coyuntura como la actual en los mercados, en la que convergen elementos como el endurecimiento de las condiciones de financiación, la preocupación por el conflicto comercial entre China y EEUU, la ralentización de la economía de este gigante asiático o problemas de distinta índole en países como Italia, Argentina o Turquía, desde la gestora AXA IM han querido simplificar la toma de decisiones para el inversor intentando resumir tendencias que puedan ofrecer rentabilidades interesantes en el largo plazo. Así lo han transmitido tanto Beatriz Barros de Lis, directora general para España, como Jaime Albella, director de Ventas, durante la presentación del último informe sobre perspectivas económicas y tendencias de inversión, que, en esta ocasión, lleva por título “El dólar golpea de nuevo a los países emergentes”.

“Vivimos en un mundo donde las rentabilidades que caben esperar son bajas, ya que, en general, todos los activos están caros, lo que permite a muy pocas familias batir con su política de inversión a la inflación en el largo plazo”, afirma Barros de Lis. Para intentar lograrlo, la gestora ha identificado cuatro tendencias que están aplicando en su filosofía inversora así como en las recomendaciones a sus clientes: la inversión responsable (activos ASG), los fondos temáticos (especialmente, en segmentos como la longevidad o la economía digital), estrategias de corta duración que aprovechen los vaivenes de las subidas de tipos (con un carácter defensivo), y la apuesta por los productos que intenten batir a la inflación mediante inversiones flexibles, por ejemplo, en activos high yield o en renta variable focalizada en la tecnología.

Confianza en EEUU, preocupación por los emergentes

Dos conceptos parecen sobresalir del resto en relación a las recomendaciones de inversión por parte de AXA: precaución y diversificación. Tanto es así que desde AXA IM sólo parecen ser optimistas en esta última parte del año en relación a la renta variable de EEUU, las small caps y, en general, sobre todos aquellos fondos que estén centrados en un segmento muy determinado, como el Real Estate, la robótica o, en general, lo relacionado con las nuevas tecnologías. “Lo que más parece preocupar a los gestores en estos momentos son los riesgos geopolíticos y el proteccionismo”, asegura Albella.

De hecho, ni siquiera la renta fija está entre las preferencias de la entidad, salvo en el caso de los bonos ligados a la inflación, donde se muestran positivos acerca de su evolución, al igual que en el caso de los activos high yield de EEUU. En el lado contrario, mantienen su infraponderación con respecto a la renta variable europea y se muestran escépticos respecto a los mercados emergentes, recomendando en general orientar la estrategia de inversión hacia una cartera de multiactivos, que permita diversificar y aplacar los repuntes de volatilidad que puedan producirse.

A nivel macro, desde AXA IM destacan una vez más la fortaleza de EEUU, el aparente frenazo de los gigantes asiáticos (China y Japón) así como el periodo de estabilización de la zona euro, con el riesgo en el horizonte de la situación en Italia y su posible política de estímulo fiscal que acabe arrastrando los resultados económicos en el Viejo Continente. En el caso de los mercados emergentes, el panorama no se presenta demasiado optimista, lastrados por el fuerte precio del dólar, la depreciación de algunas divisas locales, el incremento del crudo o las subidas de tipos que se están produciendo en países como Argentina o Turquía.

Share This