“El asesor financiero ha pasado de ser el patito feo del sector a ser un cisne que ha demostrado su resiliencia”

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

El encuentro sobre el impacto de MiFID II en la actividad de los asesores financieros, organizado la semana pasada por Expansión y EFPA, dejó varios titulares interesantes para los profesionales.

Joaquín Maldonado, responsable de banca privada de Banco Mediolanum, constató que “estamos asistiendo un cambio de modelo, con un ajuste de estructuras de los bancos, entorno de tipos de interés bajos, aparición de nuevas tecnología, costes mayores que ingresos en el sector financiero, y agotamiento del modelo tradicional bancario, que ha pasado de 46.000 oficinas a tan solo 28.000”.

En su opinión, “se ha roto un automatismo tradicional entre los clientes, que cuando tenían ahorro iban directamente a una ventanilla bancaria. Ahora, buscan ante todo a la persona. Los clientes quieren volver a ser tratados personalmente, por eso no veo mucho futuro a la banca tradicional de campañas, cuyo modelo será sustituido por un sistema con más atención al cliente”.

Destacó que “hay dos modelos para triunfar hoy: o eres barato o enamoras. Por eso, hay que buscar la máxima personificación posible, que es lo que da el asesor financiero, que ha pasado de ser el patito feo del sector al que nadie hacía caso a ser un cisne que está demostrando su resiliencia y aportando el servicio que necesitan los clientes. Nuestros asesores saben que la verdadera planificación es acompañar a lo largo del tiempo y saber decirle que no cuando algo no lo interesa. Tienen que ser empresarios que defiendan al cliente ante la entidad”.

El cliente es el patrimonio del asesor

Maldonado también insistió en que “el asesor debe gestionar las emociones de los clientes. El verdadero asesor financiero debe ser consciente de que tiene una misión social, y de que su cliente tiene una familia y un futuro. Debe procurar ser un amigo de su cliente para toda la vida: El cliente es el patrimonio del asesor. Los que son verdaderamente independientes son los que sólo se interesan por su cliente. La verdadera independencia es la transparencia”.

También advirtió que “con MiFID II habrá cambios, porque en estos momentos bajo la denominación agente representante hay muchas realidades muy diferentes, está el formado y profesional, y el que sigue a las órdenes de su entidad, pues simplemente ha sido reconvertido de empleado a agente. Por eso, recibimos con los brazos abiertos a la nueva regulación”.

 

, ,

Share This