Andbank anticipa una mejoría de la renta variable y no atisba riesgo de una próxima recesión

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Aminoramiento en los efectos de la guerra comercial, mejora de la situación geopolítica europea y confianza en que el ciclo positivo en EEUU se mantendrá durante los próximos meses. Estos han sido algunos de los mensajes más relevantes de la presentación de Andbank sobre las perspectivas económicas globales y las tendencias de inversión previstas por la entidad, y cuya presentación ha corrido a cargo de Álex Fusté, economista jefe, y Marian Fernández, responsable de estrategia.

Para Fusté, el libre comercio se encuentra detrás de los grandes éxitos de la Humanidad. Su expansión ha guiado el progreso durante el último siglo y, por este motivo, es fundamental proteger este concepto si se pretende expandir la estructura y las redes comerciales durante las próximas décadas, prestando una gran atención a la simetría y a la equidad de las condiciones –condición que hoy no se cumple por parte de muchos países miembros de la WTO o la OCDE -. Por otra parte, los inversores internacionales también están mostrando su preocupación por los niveles excesivos de valoración de las bolsas globales. Desde Andbank consideran que mientras se mantenga el ciclo económico actual -y éste es su escenario principal para el próximo año-, las valoraciones se encuentran en niveles razonables, por lo que no hay motivos para que salten las alarmas durante los próximos meses.

Por ello, la entidad considera que la extensa duración del ciclo actual puede mantenerse durante más tiempo, gracias a la confluencia inédita de diferentes elementos disruptivos entre los que destacan la conectividad y el acceso casi ilimitado a contenidos, el almacenamiento de información, la inteligencia artificial o la impresión en 3D. De hecho, algunos análisis apuntan a que la convergencia de estas fuerzas podría alterar la propia naturaleza del ciclo y hacer que no tenga sentido comparar las características del ciclo económico actual con las de los diferentes ciclos registrados en el pasado.

España continuará su crecimiento

 Según se desprende del informe de Andbank, se espera que 2018 siga siendo un año de crecimiento consistente. La economía española se encamina hacia niveles de PIB inferiores a los de años previos, pero dentro de una situación saludable. “Esperamos cerrar 2018 con un crecimiento del PIB próximo al 2,7% interanual. Nos mantenemos a la espera de que se concreten las medidas fiscales del nuevo gobierno, que de momento ha revisado al alza los objetivos de déficit público hasta el 2,7% sobre el PIB en 2018 y el 1,8% en 2019, desde el 2,2% y el 1,3%, respectivamente”, ha destacado Fusté.

En cuanto a los mercados de renta variable, los expertos de Andbank han fijado un objetivo para el Ibex 35 en los 10.550 puntos para final de año, ligeramente por debajo del definido a principios de año, debido a la rebaja de expectativas en relación con el sector financiero tras el retraso en la subida de tipos de interés del BCE.

Europa y EEUU caminan en positivo

De acuerdo a las previsiones de Andbank, el BCE seguirá recortando estímulos, pero con mucha cautela. “Nuestro escenario central es el del final del programa de flexibilización cuantitativa para diciembre de este año y que la primera subida de tipos de interés se realice en septiembre de 2019, a menos que la inflación sorprendiera al alza y se adelantara a junio. Llevando lo anterior a los bonos de gobierno, el mensaje prudente de Mario Draghi ha pesado en las rentabilidades de los bonos y de los bancos. Sin embargo, en Andbank creemos que debería de ir a menos, ganando importancia la retirada del programa de compras y la mejora macroeconómica. Así, esperamos que los rendimientos de los bonos a largo plazo vayan al alza, situando la rentabilidad objetivo del bono alemán en la banda de 0,4-0,8%”, ha indicado Marián Fernández.

Respecto a EEUU, la firma de banca privada considera que todavía tiene mucho recorrido por delante en este ciclo. Según explican, se debe a que los ciclos dependen de las palancas que los mantienen activos y, en esencia, las palancas saludables son dos: el potencial para incrementar el uso del factor trabajo y el factor capital (vía inversión productiva). En un momento en que el consenso opina que el mercado laboral en EEUU está demasiado ajustado (con una tasa de paro del 3,8%), la tendencia natural es a pensar que el uso del factor trabajo no representa ya una palanca válida para el crecimiento, como es el caso del Japón, con una tasa de paro del 2,2% y una ratio de participación de los más elevados del mundo. Los datos de junio, con un aumento en nuevas nóminas acompañado de un repunte en al tasa de paro (por una recuperación en la ratio de participación hasta el 63%) demuestran que el mercado laboral no está tan ajustado en EEUU y que la de situarse esta participación en niveles similares a los observados en el año 2000 (67,12%) representaría una capacidad extraordinaria de continuidad en el ciclo.

Share This