Amundi AM: Un año de desaceleración en el que moverse del growth al value

Las posibles combinaciones de las políticas monetaria y fiscal, la evolución de la Guerra Comercial, la incertidumbre política o la dureza en el aterrizaje de la economía china. Estas son solo algunas de las variables que añaden no pocos interrogantes sobre el comportamiento que tendrán los mercados en 2020. Una coyuntura que para Víctor de la Morena, director de inversiones de Amundi Iberia, revela que, aunque “la economía global en su conjunto es más vulnerable” habrá que hablar “seguro de ralentización del crecimiento pero no de recesión”. Un panorama “en el que surgirán oportunidades” pero en donde la volatilidad será el rasgo predominante. “Dentro del proceso de desglolización actual, hay que encontrar a los nuevos ganadores, que en muchos casos, serán aquellos países que dependen más de la demanda interna, como es el caso de India”.

Amundi ha presentado su informe ‘2020 Invesment Outlook’ en el que analiza distintos escenarios potenciales para los mercados, dando un 55% de probabilidades de éxito a un contexto en el que proseguirán los tipos bajos, aumento de la deuda pública y corporativa y, en general, una situación de estabilización sincronizada con algunos picos de volatilidad. Según De la Morena, “2019 ha sido un año extremadamente bueno, ideal para los multiactivos, y para el próximo seguimos sin esperar una vuelta de la inflación pero con un matenimiento de los riesgos políticos de estos últimos meses, como el Brexit o las Elecciones en EEUU”. Con estos mimbres, ha afirmado que “será un buen momento para moverse del growth al value, principalmente en los mercados europeos”.

Ser ágiles en la divergencia

En relación a las políticas monetarias, desde Amundi se sigue confiando en que sean de corte “acomodaticio”, con posibilidades de que se implementen ciertos estímulos para contrarrestar la incertidumbre comercial. Por ello, en la gestora hablan de que “la represión financiera ha llegado para quedarse”, en el sentido de que los bancos centrales están atrapados en sus políticas monetarias para procurar suavizar los efectos del desapalancamiento. Desde el plano fiscal, sí que apuestan por un mayor margen de maniobra ahora que los tipos son bajos.

En cuanto a la composición de una cartea tipo, De La Morena ha citado “la importancia de ser ágiles para hacer frente a los posibles escenarios divergentes”, apostando especialmente “por compañías que paguen dividendo incluso en los cambios de ciclo”. Siguiendo esta línea, en Amundi creen que habrá un mayor apetito del yield en renta fija, quizá con mayor espacio para ser defensivos en coberturas como el oro y protegerse más con la renta fija. “2020 puede ser un año de oportunidades para el inversor, pero no de manera direccional”, ha sentenciado De La Morena.