Amundi AM: Aunque el acuerdo del Brexit parece cercano, hay que tener en cuenta los riesgos

La gestora Amundi Asset Management, por medio de algunos de sus principales especialistas, como Didier Borowski (head of Macroeconomic Research), Laurent Crosnier (head of Global Fixed Income), Matteo Germano (head of Multi-asset) o Tristan Perrier (senior economist),  ha publicado su más reciente Investment Talks centrado en el Brexit y los potenciales escenarios posibles.

Entre las conclusiones principales del documento, se comenta que esta es probablemente la semana más decisiva para el Brexit y la situación sigue evolucionando rápidamente. Según Amundi AM, Theresa May no ha conseguido en apriencia lo que el Parlamento le había pedido; sin embargo, ella ha obtenido algunas garantías (un acuerdo “legalmente vinculante”) que claramente podría llevar a un número muy significativo de parlamentarios a cambiar de opinión y aceptar el acuerdo propuesto. La parte más controvertida del acuerdo de salida se ha revisado para darle al Reino Unido la oportunidad técnica de cambiar de posición más adelante.

Lo que es importante ahora, de acuerdo a esta gestora, es ver cómo reaccionarán los partidarios del Brexit y el DUP (Sindicalistas de Irlanda del Norte) (“tomaremos los consejos adecuados, examinaremos el texto línea por línea y formaremos nuestro propio juicio”, ha dicho un portavoz del DUP). Incluso si May llega a convencer a los pro Brexit a los Brexiteers en su propio Partido y en el DUP, todavía tiene que convencer a los moderados y a los que desean permanecer en la Unión Europea. Por eso, ella también promete terminar con la austeridad en el aspecto fiscal si los parlamentarios respaldan su acuerdo. Uno de los puntos clave que ha mencionado Juncker es que si el Reino Unido no ha abandonado la UE entre el 23 y el 26 de mayo (fecha de las elecciones europeas), se le exigirá legalmente que celebre estas elecciones, que es una línea roja para muchos parlamentarios ( y, por lo tanto, será percibido como un cambio de estrategia de juego para Amundi AM).

Por lo tanto, de acuerdo a este documento, una extensión de corta duración no puede ir más allá de esta fecha. Al abrir la puerta a un largo período de incertidumbre con una posible participación del Reino Unido en las elecciones europeas de mayo, la UE le ha dado al primer ministro británico una ventaja adicional para que su acuerdo sea aprobado antes del 29 de marzo.

Escenarios posibles

Desde Amundi AM, ven tres escenarios posibles: un acuerdo ratificado antes del 29 de marzo ahora es más probable (50%), seguido por un escenario de “incertidumbre prolongada” (30%), con una extensión de la fecha límite del Brexit y un escenario de no acuerdo (20%). Desde el punto de vista inversor, creen que un acuerdo traería alivio a los mercados financieros, eliminando una fuente de incertidumbre importante. También una extensión corta, podría brindar cierto alivio, pero la incertidumbre volvería una vez que se acerque la nueva fecha límite. Por el contrario, los mercados no han asumido un coste del no acuerdo y presionarían a los activos de riesgo, las acciones europeas y las acciones del Reino Unido, en particular.

Desde una perspectiva de activos múltiples, en Amundi AM se han vuelto más cautelosos con los activos de riesgo, en particular con las acciones: el repunte de las acciones en lo que va del año ha sido demasiado rápido, en un entorno de datos económicos débiles, con las ganancias revisadas a la baja y mayores riesgos geopolíticos (es decir, comercio) todavía sobre la mesa.

Desde una perspectiva de ingresos fijos, en Amundi AM tienen una visión neutral sobre la duración y solo ven un aumento moderado en los rendimientos de Gilt respecto de los niveles actuales. La desaceleración económica, una perspectiva de inflación benigna y los bancos centrales acomodaticios (a nivel global y doméstico) ejercen una presión a la baja sobre los rendimientos de los bonos. Sin embargo, en Amundi AM esperan nuevos mínimos de rendimiento (por debajo del 1%) solo en el caso de un acuerdo. La libra no está cotizando en una transacción negativa, lo que sería muy negativo para la libra esterlina (con una pérdida potencial de un 10% más de los niveles actuales).