Alumnos y profesores de la Universidad de León crean la app ‘Consultor Financiero’

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Un equipo de alumnos y profesores de los grados de finanzas e informática de la Universidad de León han desarrollado una aplicación cuya finalidad es ayudar al inversor particular ofreciéndole asesoramiento en materia financiera, resolviendo dudas sobre préstamos, descuentos, hipotecas, inversiones… Según publica el Diario de León, esta aplicación, denominada ‘Consultor Financiero’, dio sus primeros pasos en diciembre de 2017 y en la actualidad se encuentra plenamente operativa.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Francisco Javier Castaño, que lidera el grupo de innovación docente de la Universidad leonesa en Educación Financiera, señala en el citado diario que “lo que hacemos es estudiar los requisitos de las operaciones y explicárselos claro a los usuarios, recomendándoles o no acceder al producto o que tengan en cuenta ciertas variables; proporcionamos una opinión experta e independiente sobre si una inversión es oportuna y conveniente para el usuario”.

El funcionamiento de la aplicación es de la siguiente manera: El proceso se inicia tecleando el objeto de la consulta. Para ello se tiene la opción de describir por escrito la oferta u ofertas que le han planteado los bancos o bien subir un fichero con las características que le haya facilitado la entidad o que haya descargado por internet.

Al hacer clic en el botón de enviar consulta, y con la finalidad de conocer el perfil financiero de riesgo del inversor, la aplicación plantea un test sobre las necesidades financieras y los conocimientos que posee el inversor sobre finanzas. Mediante un sistema de ponderaciones de cada una de las preguntas del test, el ordenador clasifica a los inversores en cinco categorías: muy conservador, conservador, moderado, arriesgado y muy arriesgado.

Con la información de la oferta facilitada y el resultado del test, los profesores y alumnos del Grado en Finanzas realizan un análisis específico para cada consulta emitiendo un documento con las conclusiones, y se le envía al interesado a la dirección de correo electrónico que facilitó, “dejando siempre claro que no se trata de un asesoramiento financiero y que la decisión final es del inversor, pero que en este caso tienen la opinión experta e imparcial sobre la inversión propuesta”.

Share This