Allianz GI: ¿Es solo una corrección saludable o el comienzo de un largo período de debilidad?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

El desarrollo más llamativo en los mercados de capital en las últimas dos semanas ha sido el aumento en los rendimientos de los bonos de EE. UU. por encima de los niveles de resistencia técnica de alrededor del 2,63% y el aumento de la volatilidad, especialmente en los mercados de acciones. En última instancia, las bolsas se corrigieron a nivel mundial de la noche a la mañana.

¿Es solo una corrección (saludable) o el comienzo de un período prolongado de bonos débiles y mercados de acciones? Esta es la pregunta que se hace Stefan Hofrichter, Head of Global Economics & Strategy de Allianz Global Investors, quien efectúa el siguiente análisis:

Retrocedamos un paso. Hemos calificado el entorno del mercado durante los últimos meses y trimestres como un entorno de “frágil goldilocks“.

Y esto era así por varias razones: a) el crecimiento mundial se ha acelerado y se mantiene a tasas superiores al potencial (lo que llevará a que los bancos centrales se ajusten más allá de las expectativas actuales a la luz de las crecientes presiones inflacionarias), b) la inflación ha aumentado moderadamente pero permanece bajo control, c) la política monetaria a nivel mundial sigue siendo acomodaticia, a pesar de las alzas de tiòs de interés y d) la volatilidad macro es aún baja.

Sin embargo, hemos identificado fragilidades potenciales del mercado: a) valoraciones altas en varias clases de activos de riesgo, incluyendo el S & P 500 y otros mercados, especialmente en HY, mientras que b) la normalización de la política monetaria en términos de precios y cantidad (Quant Tigthening) aun no se ha traducido en un cambio en las valoraciones del mercado, c) una creciente probabilidad de que los datos económicos lleguen a la cima y, en última instancia, d) signos de complacencia en el mercado. Esto último incluye un impulso de precios muy fuerte, valoraciones insuficientes de la incertidumbre política, revisiones récord de ganancias (una señal contraria) tras el acuerdo fiscal de EE. UU. y una creciente dispersión de las estimaciones de beneficios, bajos niveles de efectivo en manos de los inversores y un sentimiento de los inversores muy optimista en el frenesí de Bitcoin, por ejemplo. Además,  hemos visto la acumulación de nuevos desequilibrios macroeconómicos en el último par de años, en particular el recalentamiento de varios mercados inmobiliarios (especialmente en Canadá, Australia y Suecia) y el fuerte reajuste de los Estados Unidos en el sector financiero corporativo.

Por lo tanto, al igual que una banda elástica que se ha estirado demasiado y luego retrocede, una revisión de los precios del mercado no debería ser una gran sorpresa.

Hasta ahora, la corrección del mercado ha sido bastante leve: las acciones globales se negocian a los precios de principios de enero, los diferenciales de los bonos corporativos apenas se han movido y los rendimientos reales en los mercados de bonos soberanos siguen siendo obstinadamente bajos, incluso negativos en varios mercados importantes.

En el futuro, nuestro posicionamiento refleja el siguiente pensamiento:

  • No hay signos de recesión o aterrizaje forzoso en los mercados desarrollados. La recuperación económica continúa, al menos por el momento.
  • Sin embargo, varios indicadores adelantados monetarios apuntan a una ligera moderación en la dinámica de crecimiento en el segundo sementre de 2018. Los cambios en la dinámica de crecimiento son importantes para los mercados.
  • La política monetaria continúa normalizándose, muy probablemente por un precio más que descontado por los mercados.
  • En consecuencia, es probable que los mercados de bonos negocien mayores rendimientos y menores precios en el futuro.
  • Sin embargo, la política monetaria a nivel mundial seguirá siendo muy acomodaticia.
  • Como los precios de los activos no se han movido mucho, las valoraciones siguen siendo elevadas en acciones estadounidenses, bonos soberanos y diferenciales.
  • La complacencia del mercado claramente se ha eliminado en cierta medida, como nos confirma, por ejemplo, el aumento en VIX y la venta masiva en Bitcoin. Sin embargo, esperamos que la volatilidad del mercado se normalice estructuralmente y el VIX se estabilice en torno a los niveles promedio a largo plazo de alrededor de 20 como respuesta a la normalización de la política monetaria en lugar de volver a caer a niveles de alrededor de 10.
  • Una mayor volatilidad y menores precios de los bonos en última instancia pueden desencadenar un reequilibrio adverso de la cartera.

 

Share This