Allianz GI: La geopolítica, en primer plano para los mercados de capitales

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Por Hans-Jörg Naumer, Global Head of Capital Markets & Thematic Research, de Allianz Global Investors

Hace unos días se publicó un tuit del presidente estadounidense, Donald Trump, en el que frustraba las esperanzas de llegar pronto a un «acuerdo» en la disputa comercial con China. Este paso atrás no fue totalmente inesperado, puesto que, si bien parecía que pronto se alcanzaría un compromiso, debe quedar claro que el conflicto en sí tiene unas causas más profundas y que, por lo tanto, seguramente habrá más tensiones. A ello se suma la amenaza de Irán, que se está planteando volver a enriquecer uranio. Esto ha hecho aumentar considerablemente la percepción del riesgo y ha lastrado la renta variable.

En el plano económico, en cambio, ha habido algunas señales positivas. Entre ellas, el índice de gestores de compras de la industria manufacturera de Japón registró un marcado repunte en abril. El número de puestos vacantes volvió a subir considerablemente en Estados Unidos, tras el fuerte retroceso de febrero. La producción industrial alemana, impulsada por el sector de la construcción, dio una primera e importante señal de que el producto interior bruto alemán aumentó en el primer trimestre. En marzo progresó un 0,5%, con lo que la media móvil de los últimos tres meses salió de terreno negativo. No obstante, los nuevos pedidos industriales volvieron a decepcionar.

En cuanto a la cotización del petróleo, el avance se ha quedado estancado, con unas ganancias del 35% en lo que llevamos de año. En otoño del año pasado, el contexto estuvo marcado por las especulaciones sobre interrupciones del suministro de Irán debido a las sanciones estadounidenses y los problemas políticos en Venezuela, pero actualmente, pese a la disciplina relativamente buena de la OPEP, EE. UU. lo compensa mediante aumentos de la producción y unas elevadas reservas. Como con otras materias primas (en particular el cobre y el mineral de hierro), la recuperación cíclica de China de este año ha influido considerablemente en el repunte de los precios del petróleo. Las nuevas discusiones en curso sobre el tratado de comercio con EE. UU. han lastrado últimamente las expectativas y provocado caídas de precios.

Claves de la semana

El calendario de datos de la semana empieza con el índice de indicadores adelantados de Japón (lunes) y luego continuará con el índice de confianza ZEW de la zona euro. El martes se publicará la cifra de producción industrial de China, la estimación preliminar del producto interior bruto de Alemania y la segunda estimación de la zona euro, y las ventas minoristas de EE. UU. El jueves, la atención en EE. UU. seguramente se centrará en las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo y el índice de la Reserva Federal de Filadelfia.

La temporada de anuncios de resultados de EE. UU. se va terminando. Más de un 80% de las empresas del S&P 500 ya los han publicado. Como de costumbre, las sorpresas positivas predominan, aunque las expectativas también han sido muy comedidas. Las perspectivas para 2019 permanecen en conjunto moderadas, pero muestran una tendencia prudente hacia una mejora. En Europa ya se han publicado la mayoría de los resultados. En general hay muchas luces, pero también muchas sombras. Mientras que las empresas tecnológicas y especialmente de software han tenido un buen comportamiento, los segmentos industriales relacionados con el sector automotor han tenido dificultades. No obstante, teniendo en cuenta las cifras de producción más débiles, la evolución aún es sólida. Los riesgos geopolíticos y macroeconómicos siguen presentando un riesgo latente para las perspectivas.

Ejercer prudencia

Mientras la temporada de anuncios de resultados se va acabando y los datos económicos probablemente den alguna sorpresa importante, la geopolítica vuelve a estar en un primer plano para los mercados de capitales. El tuit del presidente Trump también debe inscribirse en el contexto de que el conflicto comercial va más allá de los aranceles sobre las importaciones y los saldos por cuenta corriente. En el fondo, se trata de una disputa sobre el dominio de la política mundial, y aún durará un tiempo. No obstante, de momento esto significa que se ha vuelto a intensificar la precaución en los mercados de capitales. Lo bueno es que los indicadores de fortaleza relativa de las grandes regiones muestran una situación de sobreventa, por lo que no parece que exista presión vendedora. Pero más vale prevenir que curar. Nuestro «indicador de tranquilidad», que indica la relación entre el ratio precio/beneficio del S&P 500 y la volatilidad, ya muestra que los mercados podrían volver a perder tracción. Manténganse con los pies en tierra.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Share This