Allianz GI advierte de la desaceleración de la economía mundial por los problemas geopolíticos

Por Greg Meier, US Investment Strategist Vice President, de Allianz Global Investors

El presidente Trump consiguió su victoria electoral en 2016 con su promesa de posicionar «América primero». Esa visión se refleja ahora en la dinámica de crecimiento mundial, la rentabilidad de las bolsas de los distintos países y el posicionamiento de los inversores. Según numerosos indicadores, mientras que EE. UU. ha registrado una aceleración, las condiciones internacionales se han deteriorado.

Esta situación podría continuar. Las encuestas recientes a gestores de fondos muestran que la «guerra comercial» es el principal «riesgo extremo» al que se enfrentan los inversores. La atención se centra actualmente en China, cuyas autoridades respondieron a los aranceles estadounidenses cancelando las importaciones de algunos productos clave— entre ellos, la soja y el petróleo estadounidenses— y lanzando un programa de estímulo fiscal y monetario con diversas facetas. Las dos mayores economías del mundo parecen estar preparadas para la perspectiva de una contienda prolongada.

Con este telón de fondo, las conclusiones del equipo de Allianz GI Economics & Strategy muestran que la economía mundial aún se está expandiendo a una tasa superior a la potencial. No obstante, el crecimiento se está desacelerando. Los riesgos a la baja se han intensificado al hacerse más patentes las divergencias regionales y agravarse los problemas geopolíticos. Entre estos figuran no solo la disputa comercial entre EE. UU. y China, sino también las inquietudes sobre los presupuestos italianos, la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y el aumento de los riesgos financieros y económicos en los mercados emergentes. Los analistas han respondido ante los débiles datos recientes de Europa, Japón y los mercados emergentes rebajando sus previsiones globales de crecimiento.

Claves de la próxima semana

La próxima semana estará repleta de más datos económicos y de beneficios. En cuanto a estos últimos, los inversores querrán saber si los problemas de las relaciones comerciales mundiales han afectado los resultados empresariales. Incluso en EE. UU., donde los electores han dado un giro hacia el proteccionismo, algunas empresas han expresado su preocupación sobre los mayores costes de las importaciones y la ralentización de las ventas internacionales. Esto es importante porque, en el último año, los resultados empresariales han sido uno de los principales motores de la rentabilidad del mercado estadounidense: el S&P 500 ha obtenido unas ganancias medias del 1,6% en meses con un calendario de anuncios de resultados muy apretado, pero solamente del 0,2% en los meses sin ellos.

Las tensiones comerciales también podrían manifestarse en los datos económicos de la semana. El miércoles, por ejemplo, se publica la encuesta de gestores de compras (PMI) de los sectores manufacturero y de servicios de la zona euro. Las estimaciones de consenso apuntan a una continua desaceleración debida, en parte, a la incertidumbre geopolítica y a la ralentización del comercio mundial. La confianza de los consumidores de la zona euro (que se anuncia el martes) podría caer a un nuevo mínimo de quince meses.

En el otro lado del Atlántico, la economía estadounidense va viento en popa. Las solicitudes de subsidio de paro se mantendrán seguramente en su menor nivel desde 1969 (jueves), mientras que el PIB podría haber crecido un 4% en el tercer trimestre, según la última previsión GDPNow del Banco de la Reserva Federal de Atlanta (viernes). El 31 de octubre, los EE. UU. cerrarán su 112º mes consecutivo de crecimiento, la segunda expansión más larga de la historia estadounidense. No obstante, aunque el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, cree que el ciclo actual podría seguir «de manera indefinida», se prevé que para finales de 2019 el desempleo, el crecimiento del PIB y la inflación subyacente hayan superado unos niveles neutrales, lo que indicaría un riesgo de recalentamiento.

Desde una perspectiva técnica, aunque el sentimiento del mercado apunta a la esperanza de un ascenso de la bolsa para finales de año, la volatilidad podría sorprender a los inversores con una subida. En EE. UU., los títulos del Tesoro se encuentran ahora en un mercado bajista, en que los próximos niveles de resistencia notables de los rendimientos se sitúan entre el 4,0% y el 4,5%. El dólar estadounidense está siguiendo el alza de los tipos de interés, lo que está generando problemas para algunos mercados emergentes. Los factores técnicos en el segmento de materias primas apuntan a más avances, pues los precios del petróleo se encuentran en una tendencia alcista sostenible y los metales industriales tratan de tocar fondo.