Allianz GI alerta sobre los riesgos de retroceso de la economía mundial

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Evoluciones divergentes

Por Stefan Scheurer, Director, Global Capital Markets & Thematic Research, Allianz GI

Los mercados internacionales de capitales empezaron la semana pasada con buen pie, gracias a las esperanzadoras noticias sobre un posible pacto en torno al Brexit y las declaraciones positivas respecto a la situación presupuestaria de Italia, así como a las “constructivas” negociaciones comerciales entre EEUU y Europa. Así, por un tiempo pasó a segundo plano la preocupación por los posibles efectos negativos indirectos que tendría el anuncio, por parte de EEUU, de nuevos aranceles sobre importaciones de mercancías chinas por valor de 200.000 millones de dólares estadounidenses (USD), o incluso el de su ampliación.

Sin embargo, probablemente la guerra comercial con EE.UU y los posibles aranceles hagan mella en la economía de China, aun cuando los últimos datos de comercio exterior de esta resulten más bien sólidos. Si bien el comercio con países como Japón, Corea o Taiwán ha disminuido un poco últimamente, la demanda procedente de EEUU ha crecido con más fuerza de lo normal en previsión de los posibles aranceles. Las compras que los consumidores estadounidenses han anticipado ante dicha perspectiva y han hecho que el superávit comercial con EEUU haya aumentado en agosto hasta los 31.000 millones de USD, lo que constituye un nuevo récord. Con todo, para intentar contrarrestar el debilitamiento de la dinámica de la economía durante los próximos meses, posiblemente China, en una actitud proactiva, adopte medidas específicas tanto fiscales como monetarias, entre otras razones porque, en estos momentos, la inflación allí no es causa de gran preocupación para el banco emisor (el Banco de la República Popular de China o PBoC, por sus siglas en inglés). Por consiguiente, la rebaja de las reservas mínimas exigidas a los bancos podría volver a ser tema de debate, en el caso de que las medidas adoptadas hasta ahora para, p. ej., fomentar la concesión de crédito, no tengan efectos perceptibles sobre la economía.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

El crecimiento económico de Japón en el segundo trimestre de 2018, sin embargo, ha sorprendido positivamente. En vista del incremento de los gastos de inversión, el rendimiento económico del país se ha revisado al alza hasta una tasa de crecimiento anualizada del 3,0%, con lo que continúa claramente por encima del crecimiento potencial. De cara a las inminentes elecciones en Japón a presidente del Partido Liberal Democrático (el partido en el gobierno), este dato es todo un regalo para el actual primer ministro, Shinzo Abe, tanto que, según las encuestas actuales, las probabilidades de que consiga su tercer mandato consecutivo han aumentado. De resultar reelegido, una de las posibles consecuencias es que en octubre de 2019 se implemente definitivamente el aumento del 8% al 10% del IVA que se pospuso en 2016.

Si bien la fase tardía del ciclo económico mundial ha continuado también durante el verano con un crecimiento ligeramente superior al potencial, los riesgos de retroceso han aumentado de forma notable en vista de la pérdida de impulso de la economía, las persistentes divergencias en el crecimiento de las distintas regiones y varios factores geopolíticos negativos. En este contexto, durante los pasados meses se ha enturbiado el conjunto de datos macroeconómicos globales, con una perceptible debilidad en las regiones de la zona euro y Japón. Probablemente el dólar estadounidense se beneficie de este entorno de factores cíclicos y monetarios divergentes y ejerza más presión sobre las monedas de los países emergentes, si bien prevemos que, conforme nos acerquemos a 2019, se debilitará un tanto debido a factores estructurales negativos (sobre todo, el creciente “doble déficit”) y a su notable sobrevaloración a largo plazo.

Claves de la próxima semana

En EEUU, en la próxima semana destacan los siguientes indicadores económicos:

  • Entre los indicadores adelantados, parece que, según el consenso, el índice Empire State anuncia que la actividad de la industria manufacturera en el estado de Nueva York disminuirá ligeramente, pero, en cualquier caso, seguirá siendo positiva. Una imagen similar debería de arrojar también el índice de la Reserva Federal de Filadelfia (jueves), que se supone ofrecerá una prueba más de la buena evolución actual de la economía estadounidense.
  • La divergente evolución del índice Markit de gestores de compras del sector manufacturero podría ser interesante. Este índice revela cierto debilitamiento de la evolución económica desde abril de 2018, mientras que el índice ISM de gestores de compras también del sector manufacturero alcanzó en agosto su nivel más alto en 14 años.
  • Junto con la balanza por cuenta corriente (miércoles), diversos datos del mercado inmobiliario (de martes a jueves) completarán la semana que viene el panorama económico de EEUU.

Al igual que en EEUU, también en Europa se publicarán los índices provisionales de gestores de compras del sector manufacturero (viernes). Después de que en Alemania el índice Ifo de clima empresarial y su componente de expectativas hayan subido de forma considerable últimamente, el índice de gestores de compras de Alemania podría estabilizarse en un firme nivel expansivo o incluso mejorar un tanto. Lo mismo podría sucederle al índice de gestores de compras de Francia. En el Reino Unido, probablemente la atención de los inversores se centre en los precios al consumidor (miércoles) y las ventas minoristas (jueves), sobre todo considerando el buen estado del mercado de trabajo, la evolución de la libra esterlina y las posibles consecuencias para la futura orientación de la política monetaria del Banco de Inglaterra.

Por lo que respecta a Asia, las miradas estarán puestas sobre todo en Japón. Mientras que en los datos de comercio exterior (miércoles) probablemente se note el efecto de las tensiones del comercio mundial, no es previsible que el Banco de Japón dé ninguna sorpresa en su próxima reunión sobre los tipos de interés (miércoles), debido, entre otros motivos, a que la inflación de los precios al consumo (viernes) sigue siendo discreta a pesar de que el mercado de trabajo está muy tenso y el crecimiento de los salarios está repuntando.

Share This