Aitor Jauregui (BlackRock): “Nuestro objetivo es trabajar con los clientes para ayudarles a entender y alcanzar sus objetivos financieros”

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Aitor Jauregui, Responsable de Desarrollo de Negocio de BlackRock en España y Portugal, detalla para elAsesorFinanciero las particularidades del negocio de BlackRock en nuestro país, donde su estrategia está enfocada hacia clientes institucionales e intermediarios financieros, no hacia el cliente final.

Jauregui se unió a la entidad hace siete años, incorporándose al equipo de gestión pasiva, donde trabajó para impulsar los ETFs, especialmente en renta fija. Un equipo que pasó a liderar poco tiempo después, hasta que, a mediados de 2015, Aitor asumió sus actuales responsabilidades, que abarcan todas las líneas de negocio de BlackRock en nuestro mercado bajo la dirección de Armando Senra, Responsable de BlackRock en Iberia y Latinoamérica. Con anterioridad, Aitor Jauregui trabajó siete años en MTS, un mercado electrónico de renta fija, y previamente estuvo dos años en banca privada, concretamente en Safei, sociedad adquirida posteriormente por Inversis. Es licenciado en Económicas y Derecho por la Universidad de Deusto y MBA por el IESE.

-¿Qué características definen el proyecto de BlackRock a nivel global?

-El nuestro no es otra cosa que un negocio fiduciario, invertimos en nombre de nuestros clientes. La cuestión es cómo lo hacemos: estando cerca de todos los que conforman el sector financiero en España, gestoras de fondos de inversión y de pensiones, aseguradoras y también de las empresas dedicadas a la distribución y el asesoramiento financiero. Nuestra prioridad ayudarles a acometer los retos a los que nos enfrentamos, especialmente en el ámbito de la regulación y de la tecnología. A partir de ahí, escuchando y entendiendo las necesidades de los clientes, hablamos de soluciones concretas.

La tecnología y la gestión de riesgos van a marcar el devenir de la industria y son la base de nuestra estrategia”

-¿Cómo ha sido la evolución de BlackRock desde sus orígenes?

-Conviene recordar brevemente la historia de BlackRock, actualmente la mayor gestora por activos bajo gestión, con 5,7 billones de dólares a junio de este año. Surge en el año 1988 con una vocación hacia la renta fija y el negocio institucional, pero con una premisa clara de gestión del riesgo como un factor estratégico. A partir de ahí fue adquiriendo otras compañías y todas ellas utilizan los servicios de gestión de riesgos de BlackRock incluidos en la plataforma de Aladdin Solutions, que también utilizan otras gestoras que son clientes nuestros.

Pero hay dos adquisiciones, de las alrededor de 50 que ha realizado BlackRock en estos años, que son muy importantes para entender lo que somos hoy. En 2006, BlackRock compra la gestora de Merrill Lynch, que se complementaba muy bien con nuestro negocio existente, basado en renta fija y negocio institucional, porque Merrill Lynch aportaba su capacidad de gestión en renta variable y el acceso al mundo de la distribución en banca privada. En 2009 se produce la compra de Barclays Global Investors, otro hito importante por sus capacidades en gestión alternativa y su negocio de gestión pasiva. En aquellos momentos, BlackRock fue pionero, porque entendió realmente las bondades de combinar la gestión activa pura con la gestión pasiva, integrándolo además con un negocio de renta fija y renta variable ya consolidado.

-¿Cuáles son sus objetivos en España y las estrategias para alcanzarlos?

-El negocio de BlackRock en España ha evolucionado bien y rápido. Tenemos presencia en este país desde 1994, siendo Mercury AM, por aquel entonces. Esta firma la adquirió posteriormente Merrill Lynch que, desde 2006, es propiedad de BlackRock. En 2010, el volumen de activos bajo gestión de BlackRock en España era principalmente en gestión activa y a junio de este año (2017) los volúmenes están casi igualmente divididos entre gestión activa y ETFs e indexados. Paralelamente a ese desarrollo, el equipo también ha ido creciendo y, en la actualidad, somos 24 personas.

Nuestro objetivo, al margen de hacer llegar nuestras soluciones de inversión, es que se conozcan bien las capacidades de nuestra plataforma, sobre todo ante los retos a que nos vamos a enfrentar, por el contexto de tipos, por la evolución del ciclo económico, etc. La tecnología y la gestión de riesgos es algo que va a marcar el devenir de la industria, y ahí, nosotros tenemos mucho que aportar.

Nuestra plataforma Aladdin es la que utilizamos para gestionar el riesgo de nuestras inversiones, aunque también esta herramienta la usan nuestros clientes. De hecho, hay entidades que la utilizan, por ejemplo, para plantear escenarios de estrés y ver cómo se comportarían sus carteras. Estos hipotéticos escenarios les permiten gestionar sus riesgos de manera mucho más eficiente.

La otra vertiente de nuestra filosofía es la tecnología. En los últimos años, hemos adquirido FutureAdvisor, un roboadvisor en Estados Unidos, y una participación minoritaria en Scalable Capital, con presencia en Alemania y Reino Unido, con el objetivo de que sirvan como herramienta de inversión para nuestros clientes y para los intermediarios financieros, y que éstos, finalmente, presten servicio a los inversores finales. Nuestro objectivo es trabajar con nuestros clientes para ayudarles a entender y alcanzar sus objectivos financieros.

-Ustedes operan tanto para clientes institucionales como para inversores de banca privada, ¿cuáles son las diferencias en la operativa hacia los dos tipos de clientes?

-Tenemos equipos diferenciados; uno para los clientes institucionales, como fondos de pensiones y aseguradoras, y otro que da soporte a bancas privadas, redes y demás. Pero, en realidad, las necesidades de unos y otros son muy similares; es cierto que en el negocio institucional suele haber un objetivo de más largo plazo y de preservación de capital, sobre todo en pensiones, pero nuestra intención es que esta mentalidad de largo plazo se vaya extendiendo también al ámbito del asesoramiento financiero.

Share This