El 84% de los inversores dice que su confianza en el asesor depende de su transparencia en los honorarios

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Una nueva Encuesta Global sobre la importancia de la confianza en la industria de servicios de inversión facilita la hoja de ruta necesaria para aumentar los niveles de credibilidad y confianza y disipar las preocupaciones de los inversores.

Segun CFA Institute, los profesionales de la industria lograrán la confianza de sus clientes si cumplen con los principios básicos de la profesionalidad; anteponer los intereses de los clientes en primer lugar; facilitar la máxima transparencia de honorarios y de los rendimientos generados; aportar las habilidades y los conocimientos profesionales requeridos. Esta nueva encuesta global se ha desarrollado por CFA Institute para ayudar a los profesionales de la inversión a entender el papel critico que desempeña la profesionalidad en términos de generación de confianza entre sus clientes y la industria financiera. A medida que las expectativas de los inversores continúan aumentando, los resultados de la encuesta han identificado que la ecuación credibilidad / profesionalidad adquirirá mayor relevancia.

“The Next Generation of Investor Trust: A Global Survey on the State of Investor Trust” (https://nextgentrust.cfainstitute.org/) se ha llevado a cabo en doce mercados mundiales y ha revelado una significativa brecha entre los más de 3.000 inversores minoristas encuestados a propósito de lo que esperan de sus asesores financieros y del nivel de satisfacción con la relación profesional establecida. Los minoristas estiman que sus asesores no cumplen con las expectativas de transparencia y desempeño profesional. Afirman que sus prioridades para incrementar su confianza en la industria de servicios de inversión pasan por la transparencia de las tarifas y honorarios (84% de importancia), la comunicación y gestión de los conflictos de interés (80%) y la generación de retornos por encima de los índices de referencia (78%). Respectivamente, solo el 48%, el 43% y el 44% de los encuestados afirmaron que sus asesores proporcionan resultados satisfactorios en cada uno de las tres prioridades mencionadas.

Más satisfacción con el asesor

Para los más de 800 inversores institucionales encuestados, sus prioridades se asemejaron a la de los minoristas. Sin embargo, el diferencial entre sus expectativas y su nivel de satisfacción quedó por debajo de los 10 puntos porcentuales, indicando que los inversores institucionales encuestados muestran una mayor satisfacción con sus asesores.

“Nos satisface que la confianza de los inversores haya aumentado con respecto a la Encuesta de 2016. Lo atribuimos a los crecientes niveles de profesionalidad en nuestra industria. El número de profesionales CFA charterholders está aumentando en todo el mundo, transmiendo un mensaje común: como fiduciarios y administradores del dinero de nuestros clientes, debemos actuar en su mejor interés en todo momento”, afirmó Paul Smith, CFA, presidente y CEO de CFA. Institute. “Pero, aún hay trabajo por hacer”, agregó. “Un mayor nivel de confianza conlleva mayores expectativas, y aún no estamos en ese punto de equilibrio hasta que podamos demostrar, de manera consistente, nuestro aporte de valor a los clientes con soluciones, y no simplemente productos. Debemos facilitar a nivel global una absoluta transparencia de las tarifas y honorarios, así como de la ejecucion  de nuestro trabajo para ser correspondidos con una mayor confianza”.

Un ejemplo de CFA Institute es el “Global Investment Performance Standards” (GIPS), un conjunto de principios de cumplimiento para toda la industria que orienta a las firmas de inversión sobre cómo deben calcular e informar sobre los resultados de sus inversiones a los clientes potenciales.

Características de la confianza

Los resultados de la nueva Encuesta Global de CFA Institute también muestran otras características de la confianza de los inversores en escenarios específicos:

Los determinantes de la confianza y satisfacción cambian a través del ciclo de vida del cliente.

  • La confianza de un inversor minorista en un asesor es un factor importante en su decisión de contratar sus servicios, pero el desempeño debe ir en paralelo con sus expectativas si desean mantener la relación. Mientras que, más de la mitad de los minoristas enfatizan la confianza por encima del desempeño en sus decisiones de contratar asesores, la encuesta identificó que el bajo rendimiento (57%), y la falta de comunicación o receptividad (51%), son las razones por las que abandonan una relación.
  • Entre los inversores institucionales, los dos atributos más importantes al contratar un gestor de activos son la confianza para actuar en el mejor interés del cliente, y la capacidad de lograr altos rendimientos; esta última capacidad de un gestor de activos es la principal prioridad para el 24%, muy por encima de los inversores minoristas (17%).

Tecnología y personas intercambiables

Para los inversores, la tecnología y las personas no son intercambiables, por ahora.

  • Los inversores confían en las personas para que les asesoren, y ven la tecnología como una herramienta adecuada para la ejecución. Afirman que la combinación de ambas puede ayudar a generar confianza. El 72% de los inversores afirman que es más probable que confíen en el asesoramiento de una persona que de un robo-asesor, pero el 48% cree que en tres años será más importante que tengan herramientas tecnológicas para ejecutar su propia estrategia en lugar de una persona. Es notable que el interés por la tecnología ha aumentado desde 2016 en cada mercado encuestado, y entre todos los grupos de edad.
  • Mientras que el 40% de los inversores declaran que el mayor uso de la tecnología también ha aumentado su confianza en sus asesores financieros, se muestran inseguros sobre cuán vulnerables pueden estar sus datos expuestos a brechas de seguridad. Para los inversores institucionales, este es el factor más importante para generar confianza con una firma de inversión: el 82% afirma que disponer de medidas de seguridad fiables para proteger sus datos es aún más importante que el rendimiento y la transparencia de honorarios.

Los estándares y la profesionalidad abonan la confianza.

  • Aproximadamente, dos tercios de los inversores minoristas e inversores institucionales (64% y 70%) afirman que aumenta su confianza cuando les dicen que su firma de inversión cumple con un código de conducta voluntario.
  • Cerca de tres cuartas partes de los inversores minoristas e institucionales afirman que, es importante que la firma con la que trabajan emplee profesionales en posesión de credenciales profesionales otorgadas por organizaciones reconocidas y respetadas de la industria.

“Estos resultados proporcionan una hoja de ruta para que nuestra industria puede aumentar su credibilidad y abordar las inquietudes de los inversores”, declaró Rebecca Fender, CFA, Directora de la iniciativa “Future of Finance” en CFA Institute, un esfuerzo global a largo plazo para hacer más confiable la industria de la inversión y servir mejor a la sociedad. “La confianza depende de la profesionalidad. Los asesores deben demostrar un fuerte compromiso con la ética, la experiencia y la transparencia para ganar a sus clientes, y generar valor real como contraprestación de los honorarios que obtienen. Si todavía existe un tercio de los inversores que piensa que su asesor no prioriza sus intereses, es un claro desafío para nuestra industria hacer todo lo posible para revertir esa situación y ganar esa confianza.”

Metodología

En colaboración con CFA Institute, Greenwich Associates reunió respuestas de 3.127 inversores minoristas y 829 inversores institucionales de Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, India, Singapur, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos. La encuesta se envió en noviembre y diciembre de 2017. Los inversores minoristas encuestados tenían 25 años o más, con activos de inversión de al menos 100.000 dólares estadounidenses. Los inversores institucionales encuestados fueron los responsables de las decisiones de inversión en entidades con al menos $ 50 millones en activos bajo gestión, de fondos de pensiones públicos y privados, dotaciones y fundaciones, compañías de seguros y fondos soberanos. El margen de error para los inversores minoristas es de +/- 1.9%; el margen de error para los inversores institucionales es de +/- 2.1%.

 

,

Share This