Si va a invertir en renta fija, piense de forma global

'Brexit'
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Por Philippe Uzan, director de Inversiones en Edmond de Rothschild AM.

Todavía existen numerosas oportunidades en los mercados de bonos, pero, como en 2016, es vital mantener un enfoque flexible y selectivo en las asignaciones a los segmentos y la selección de emisores en las áreas con mayor riesgo. Los rendimientos de los bonos gubernamentales de mayor calificación siguen siendo excesivamente bajos y ofrecen poca protección, y en ocasiones ninguna, contra incluso un ligero aumento de los tipos de interés. La sorprendente caída en los rendimientos de los bonos del Tesoro de EEUU a 10 años durante el período de primavera nos ha llevado una vez más a volvernos cautos sobre la duración de los bonos estadounidenses.

La situación es aún más pronunciada en Europa para los bonos alemanes e incluso franceses que, a nuestro juicio, presentan un riesgo asimétrico en detrimento de los inversores. Por supuesto, los rendimientos son mucho más bajos que su media histórica y están garantizados por la ausencia de presiones inflacionistas a pesar de la recuperación cíclica y la postura de acomodaticia del BCE. Sin embargo, en otoño, Mario Draghi probablemente anunciará una ralentización gradual del programa QE para 2018 y eso justificaría una incipiente normalización en los próximos meses. En los mercados de crédito europeos, los diferenciales de las empresas de mayor calificación también son muy estrechos y, en cierta medida, dependen de las declaraciones del BCE. Por lo tanto, nos mantenemos alejados de este segmento. En high yield, el carry todavía es un tema que está presente, pero el potencial para que las rentabilidades se estrechen más es limitado en nuestra opinión.

La deuda subordinada financiera sigue siendo nuestro tema favorito para la segunda mitad de 2017: tanto el entorno regulador como la política del BCE son buenos para el segmento. Estos bonos son especialmente sensibles al riesgo político en la eurozona, por lo que el reciente disipamiento de las incertidumbres ofrece perspectivas interesantes. Los inversores ahora pueden concentrarse en la solidez del emisor; gracias al menor riesgo sistémico y a los mejores ratios de solvencia bancaria, esto ha mejorado significativamente en los últimos meses. Además, las valoraciones siguen siendo razonables. Cabe señalar también que la deuda subordinada financiera sería defensiva si aumentaran las tensiones en la deuda de los países core. El aumento de los tipos de interés rara vez es una buena noticia para los mercados de bonos, pero son, de hecho, favorables para el sector financiero y la deuda subordinada financiera superaría así a otros segmentos de bonos.

Share This