Inversores seniors en España: 17 millones con trabajo estable, posibilidades de ahorro y al día en tecnología

senior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

En las noticias sobre los clientes de inversiones en nuestro país, la palabra más utilizada últimamente es Millennial; seguida de Single, acepciones generalmente ligadas a un potencial futuro de inversión y a un mercado todavía virgen para los asesores financieros.

Pero el análisis de los Millennials concluye que es un segmento muy dispar, que no acaba de consolidarse como una fuente estable de inversiones.

Por el contrario, los seniors mayores de 50 años ofrecen a los asesores un gran potencial de crecimiento de negocio en los próximos años. Hay que tener en cuenta que es un segmento generalmente con empleo estable y bien remunerado; con casa en propiedad, ya pagada o casi pagada; unas posibilidades crecientes de ahorro, y, contrariamente a lo que se piensa, bastante instruido en las nuevas tecnologías.

Además, a partir de la citada edad, este colectivo tiene gastos corrientes decrecientes por dos circunstancias principales: Los hijos se emancipan y las hipotecas se liquidan, lo que libera capitales para el consumo y la inversión.

El sector financiero, rezagado

De hecho, muchas marcas comerciales ya se han fijado en estas circunstancias y diseñan productos, campañas y ofertas especialmente dirigidos a los senior. Un proceso que todavía no ha llegado al sector financiero, cuyos análisis de Big Data no han deparado todavía ofertas especiales dedicadas a este colectivo, que recibe en la mayor parte de las ocasiones el mismo trato que el resto de clientes.

Se trata además de un colectivo muy bien informado, que ha sumado a su rutina diaria la oferta comunicativa de Internet, lo que dota a su experiencia de un alto valor y por tanto, entienden perfectamente que, por ejemplo, en las circunstancias actuales de tipos de interés, si se quiere rentabilidad hay que asumir riesgo.

Según diversos estudios, los mayores de 50 años acumulan el 70% de la riqueza y sus gastos se dirigen a productos Premium más sofisticados que los que compran los Millennials.

La conclusión es clara: Un buen acercamiento comercial a este colectivo, con una oferta específica y cercana a sus emociones, puede deparar grandes alegrías a los asesores financieros que lo intenten.

 

, ,

No hay comentarios

Deja un comentario

Share This