Feelcapital: “Cobramos lo mismo a un cliente de 10 millones que a uno de 4.000 euros: 150 euros al año”

La EAFI Feelcapital es uno de los roboadvisors pioneros en España, donde ya cuentan con más de 10.000 registros y de 3.000 clientes de pago, a los que cobran 150 euros al año, independientemente del volumen asesorado. Su CEO, Antonio Banda nos detalla en esta entrevista las características de sus entidad y su visión actual del mercado.

¿Podría explicarme en qué consiste exactamente Feelcapital?

Ahora se cumplen dos años de nuestro nacimiento y de la aprobación por parte de la CNMV, aunque yo llevo ya cuatro años implicado en el proyecto. La idea con la que empezamos fue cambiar el mundo de los fondos de inversión a costa de algo que es totalmente diferencial: un modelo basado en la teoría moderna de carteras de Markovitz; que, a través de la tecnología, conseguimos aplicar al mayor número de personas posibles. En Feelcapital, al principio huíamos mucho del nombre de roboadvisor, pero al final hemos tenido que plegarnos a él, porque es el término por el que empieza a conocerlo todo el mundo.

Queremos cambiar el mercado; que el inversor tome el control de su dinero y sea capaz, con el asesoramiento adecuado, de identificar lo que más le interesa”

Usted tiene una larga trayectoria en el sector financiero tradicional, ¿por qué se decide ahora a pasarse a un asesor automatizado?

Llevo 25 años en gestión de fondos. Empecé en el Santander, luego fui presidente de la gestora de HSBC en España; he sido director de inversiones de la gestora de Bankinter hasta 2010. Y en 2011, comencé a estudiar diversas opciones en Estados Unidos; donde todavía no había ningún roboadvisor, pero coincido con un profesional que estaba implicado en el lanzamiento de uno de los primeros, Personal Capital, me cuenta la idea y me parece fantástica para aplicarla en España. Desde que en 1989 se publicó la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva el camino del sector ha sido el de una industria bancarizada, en vez de ser una actividad al servicio del cliente. Pero eso está cambiando en todo el mundo. Ahora, gracias a la tecnología, hay más posibilidades de conocer los productos más de cerca. De ahí que cada vez haya más gente preparada para aplicar sus propios conocimientos sobre inversión.

¿Qué ventajas tiene su método automatizado de asesoramiento frente al tradicional?

Nosotros no gestionamos fondos. Lo que hacemos es asesorar y buscar para cada cliente el fondo que mejor se adapta a sus características. Y es lo que creo que más hace falta en España, porque buenos gestores hay muchos. De hecho, actualmente en nuestro país se puede invertir en 25.000 fondos de 400 gestoras diferentes. Pero creo que, lo que nos falta en España, es un vínculo entre el inversor y las inversiones; porque estamos acostumbrados a que ese vínculo sea el banco. Y, al final, lo que hace el banco es crear productos financieros y colocarlos entre sus inversores; sin pensar en qué necesidades tiene cada uno, sino en sus propias necesidades. Eso es lo que pretendemos cambiar: Que el inversor tome el control de su dinero, sea capaz, con el asesoramiento adecuado, de identificar lo que más le interesa. Por eso, nuestro sistema es individualizado: A cada persona que se da de alta en nuestra plataforma le hacemos un test de 10 preguntas que cumple con los requisitos de MiFiD II y que nos revela el grado de tolerancia al riesgo de cada cliente. Siguiendo el modelo de Markowitz, cada cliente tiene un punto situado en la frontera eficiente que informa de qué rentabilidad puede obtener de su cartera y qué horizonte temporal de inversión le corresponde. Y a eso no estamos acostumbrados en nuestro país. Por eso, nuestra labor es, en parte, de formación de los inversores, porque creemos que el panorama de la inversión va a cambiar; no porque nosotros queramos, sino porque, con los tipos de interés a cero o en negativo, es imposible lograr rentabilidad si no se asume algo de riesgo.

¿Qué eficiencia de costes tiene un roboadvisor frente a la distribución en sucursales bancarias o a través de un asesor tradicional?

Tenemos un diferencial muy grande, gracias a lo reducido de nuestros costes: A nuestro mayor cliente le asesoramos 10 millones de euros y al más pequeño, 4.000 euros; y a los dos les cobramos lo mismo: 150 euros al año por nuestro asesoramiento. Nosotros ya funcionamos como establece MiFiD II; es decir, con una separación total entre el asesoramiento y la ejecución y depósito. Esto implica que yo soy exclusivamente asesor y no cobraré de nadie excepto de mi cliente. Eso es lo que ya hacemos nosotros. Así, actúo siempre en nombre de mi cliente sin ningún otro interés por colocarle otro producto que me pudiera aportar una retrocesión. Este es el camino por el que va el mundo del asesoramiento y la gestión: Separar y conocer qué cobra cada una de las partes.

¿Cómo es la tipología de sus clientes? Porque a veces da la impresión que los roboadvisors se dirigen únicamente a jóvenes enamorados de la tecnología…

No es así. El cliente tradicional está ya entrando en el mundo de los roboadvisors. Nuestro cliente medio es un inversor de 48 años, que tiene con nosotros 98.000 euros y con niveles de riesgo próximos al 60%, lo que quiere decir que está buscando una rentabilidad por encima del 2% para su cartera. Eso supone tener una posición amplia en fondos de renta variable, en fondos de renta fija y muy poco en fondos monetarios. La media de su horizonte de inversión es de casi 5 años y eso indica que el mercado está cambiando y que Internet ya no es algo propio de los jóvenes, sino que está al alcance de todo el mundo. Predominan claramente los hombres. De los más de 10.500 registrados con que cuenta Feelcapital, aproximadamente el 90% son hombres y el 10% mujeres. Los clientes de pago que nos abonan los 150 euros anuales, son ya 3.700. Nuestro volumen total asesorado es ya de casi 1.000 millones de euros.

Los mercados afrontan una situación difícil, con tipos de interés en mínimos y gran volatilidad en la renta variable, ¿qué estrategia de inversión están ofreciendo a sus clientes y en qué productos en concreto se están centrando?

En estos dos años, lo que podemos decir de nuestra operativa es que cuando los mercados suben, la rentabilidad de nuestros clientes sube ligeramente menos y cuando los mercados caen, el valor de sus carteras también cae menos. Nuestro modelo es cuantitativo histórico, basando el 80% de las decisiones en lo que ha pasado en los últimos 30 años; el otro 20%, definido por nuestros algoritmos en función de lo que puede pasar en los próximos 10 años en 10 categorías diferentes de inversión. No nos movemos mirando lo que vaya a pasar el mes que viene.

¿Qué objetivos se han marcado en cuanto a número de clientes y volumen asesorado?
Nuestro objetivo para finales de 2017 es estar próximos a los 100.000 clientes, porque tenemos preparado el lanzamiento (una vez que haya Gobierno) de Feelcapital Pensiones, donde contaremos con una herramienta robótica de asesoramiento totalmente rupturista, donde asesoraremos fondos de pensiones sin comisión, con la que queremos romper el mercado tradicional de fondos de pensiones. Actualmente hay casi 10 millones de partícipes en fondos de pensiones y creemos que podemos hacernos con una cuota de mercado importante en poco tiempo. El lanzamiento está pendiente de la aprobación de nuestro modelo por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Nosotros seremos los asesores de los fondos de pensiones y la distribución se realizará a través de una página web, de forma que aún no sabemos con qué figura jurídica vamos a operar.

No hay comentarios

Deja un comentario

Share This