Los planes de pensiones pronto serán un instrumento básico en la oferta de los asesores financieros

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

En los últimos años, las pensiones han pasado a ocupar un primer plano en las preocupaciones de los españoles. Y no solo para los responsables políticos y técnicos de la Seguridad Social. La inquietud parece haber calado ya entre los ciudadanos, hasta no hace mucho plenamente confiados en que la pensión pública cubriría sus necesidades económicas tras su jubilación. De hecho, según un informe de JP Morgan publicado en el último trimestre de 2016, la preocupación entre los inversores españoles por la viabilidad del sistema de pensiones va en aumento. Un 54,5% consideraba que las pensiones no estarán garantizadas en los próximos quince años.

Paralelamente a ese proceso de toma de conciencia por parte de los ciudadanos, comienza a despertarse el interés, todavía incipiente pero creciente, por los planes de pensiones. Y actualmente nos encontramos ante caldo de cultivo ideal para que cambie definitivamente la percepción que el mercado ha tenido hasta ahora de los planes de pensiones.

Desde su creación, los planes de pensiones han sido un producto de oferta. Es decir, las ventas provenían fundamentalmente de la presión de las redes de distribución de las entidades financieras y aseguradoras durante los últimos meses del año y casi exclusivamente basadas en el atractivo de sus ventajas fiscales. Pero la situación está dándose la vuelta y cada vez son más los clientes que demandan soluciones de inversión a largo plazo, pensando en su jubilación.

Gestoras, EAFIs y roboadvisors van tomando posiciones

Una muestra evidente del interés que comienzan a despertar los planes de pensiones son los movimientos que comienzan a producirse en el mercado. Operadores que hasta hace poco permanecían al margen de este nicho de negocio comienzan a tomar posiciones. En pocos meses hemos visto, por ejemplo, cómo la nueva gestora de Francisco García Paramés, Cobas AM, lanzaba sus planes de pensiones en colaboración con Dunas Capital o cómo la EAFI Kessler&Casadeval hacía una operación similar con Caser. La tendencia alcanza también al segmento más innovador del mercado; roboadvisors como Indexa Capital ya se han adentrado en distribución de planes de pensiones.

Otras operadores, como Bestinver, EDM, Magallanes, Abante Asesores, Carmignac, Mutuactivos Inversis, han potenciado el pasado ejercicio su oferta en planes de pensiones, en algunas ocasiones mediante acuerdos con aseguradoras, en otras, como azValor, replicando sus fondos de inversión de más éxito.

El inevitable desembarco de la arquitectura abierta

Y todo parece indicar que esto es solo la punta del iceberg. Las entidades tradicionales prevén que la llegada de nuevos competidores no solo seguirá avanzando, sino que el proceso se acelerará. Expertos como Juan José Cotorruelo, director de Vida y Pensiones de Caser, afirmaba ya hace casi un año que el panorama va cambiar: “el mundo de los roboadvisors transformará el sector de los Fondos de Pensiones, por las menores comisiones que van a cobrar. Por eso, cada vez habrá más jugadores en el mercado que apuesten por la arquitectura abierta en este segmento”,  con inversiones más diversificadas y expectativas de mayores rendimientos.

Poco después, Cotorruelo abundaba sobre esta misma idea señalando que “estos cambios supondrán que la arquitectura abierta va a llegar al mundo de los fondos de pensiones y seguros de vida ahorro, que son sectores que virarán hacia el asesoramiento, al tiempo que los asesores y la banca privada entrarán de forma paralela en el seguro de vida y pensiones”.

Como ya ocurre en los fondos de inversión, la gestión pasiva irá ganando peso, sin que ello signifique el fin de la gestión activa, sino que pondrá en valor a aquellos gestores que desempeñen bien su labor.

La carrera ha comenzado. Una carrera de fondo en la que, sin embargo, los participantes toman posiciones y permanecen atentos para cuando llegue el momento de esprintar.

Share This