Las pensiones se perfilan como el gran desafío de futuro para la economía española

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Si algo ha caracterizado hasta ahora al sistema público de pensiones de nuestro país es que, aun estando lejos de los que pagan las pensiones más cuantiosas, ofrecía una de las tasas de sustitución (cantidad percibida en comparación con el último salario) más elevadas de los países desarrollados. Sin embargo, las reformas emprendidas y las que se anuncian para un futuro no demasiado lejano tienden a reducir progresivamente la citada tasa de sustitución.

Comparando la realidad de las pensiones públicas con la de otros 42 países, España se encuentra cerca del furgón de cola, ocupando la posición número 33. Y los datos han mejorado, pues en el ranking anterior se encontraba en el puesto 37. Según el informe Global Retirement Index 2017 o Índice Mundial de Pensiones, publicado por Natixis Global Asset Management, nuestro país ha subido cuatro puestos, pero se encuentra muy lejos de aproximarse siquiera al top 25.

Este índice no se limita a cuantificar el poder adquisitivo de los jubilados de cada país, sino que tiene en consideración diversos factores. El objetivo es servir como herramienta de comparación internacional para brindar un índice de referencia con el que los jubilados actuales y futuros puedan evaluar y comparar la capacidad de los países a la hora de atender sus expectativas, necesidades y ambiciones.

El índice incluye 18 indicadores de rendimiento, agrupados en cuatro subíndices temáticos. Estos cuatro subíndices cubren aspectos clave para el bienestar durante la jubilación:

  1. disponer de buena salud y acceso a servicios sanitarios de calidad
  2. contar con suficientes medios materiales para vivir de forma cómoda
  3. tener acceso a servicios financieros de calidad, incluida la conservación del valor de los ahorros
  4. vivir en un entorno limpio y seguro.

Europa Occidental continúa dominando el top 10 en lo referente a la seguridad en la jubilación identificada por el índice, con Noruega en el número 1, seguida de Suiza, Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Australia, Alemania, Dinamarca, Países Bajos y Luxemburgo. Nuevamente, España se encuentra en la parte baja de la clasificación, habiendo quedado fuera del top 25.

La imperiosa necesidad de fomentar el ahorro para la jubilación

Sophie del Campo, directora general de Iberia, Latinoamérica y Estados Unidos Offshore en Natixis Global Asset Management, señala que “la posición de España evidencia que afronta un verdadero desafío para satisfacer las necesidades de sus futuros jubilados, así como una necesidad urgente de hallar soluciones a esta cuestión. Es fundamental que las instituciones españolas —tanto públicas como privadas— instrumenten soluciones y promuevan productos y servicios a fin de atender no solo a un número creciente de jubilados, sino también dar respuesta a sus distintas necesidades”.

España ha aumentado su puntuación general hasta el 57%. Factores como el Bienestar Material (39) y la Calidad de Vida (22) han mejorado, mientras que los subíndices de Finanzas (27) y Salud (21) no han variado. La mejora más destacable de España se produjo en Bienestar Material, aunque la tasa de desempleo también se ha reducido.

En cuanto al subíndice de Finanzas, España se encuentra entre los diez últimos países debido al indicador de deuda pública; concretamente, se sitúa entre los ocho peores. Por su parte, el país cuenta con una sólida puntuación en expectativa de vida, indicador en el que es segundo dentro del subíndice de Salud.

Según Sophie del Campo, “dado que la esperanza de vida continúa aumentando, los inversores españoles realmente deben comenzar a plantearse seriamente su futuro financiero, y asumir su responsabilidad al respecto. Necesitamos comenzar a ahorrar más para ls jubilación, mientras que el conjunto del sector financiero debe ofrecerles soluciones optimizadas. En nuestra condición de expertos en gestión de activos, nuestra labor consiste en aportar soluciones a los inversores españoles y ayudar a los asesores e instituciones financieras a orientarles para establecer objetivos de inversión a largo plazo y que los cumplan. De hecho, ayudar a los inversores a conformar carteras de mayor duración constituye un factor clave para aumentar la seguridad en la jubilación”.

Introducir criterios ESG para impulsar el ahorro

Los criterios ESG desempeñan un papel muy importante en la inversión, y pueden contribuir a fomentar el ahorro en todo el mundo. Según el último informe sobre ESG elaborado por Natixis, tres cuartas partes de los inversores mundiales consideran importante que sus inversiones reflejen sus valores personales. Este hallazgo muestra que una gran mayoría de inversores recalca la importancia de invertir en empresas con sólidos registros medioambientales (70%), en empresas sobre las que exista la percepción de que hacen un bien social (71%), así como de efectuar inversiones que contribuyan a financiar los avances en atención sanitaria y educación (71%). Además, un 78% subraya la importancia de invertir en empresas gestionadas de forma ética.

Sophie del Campo cree que “ofrecer más opciones de inversión que incluyan criterios ESG podría impulsar a los inversores españoles a ahorrar más para su jubilación. En concreto, percibimos un verdadero potencial en la oferta de ESG para incentivar a que los millennials y las nuevas generaciones comiencen a ahorrar”.

Share This