La participación del cliente aumenta significativamente la rentabilidad en los planes de pensiones

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

La única respuesta razonable a porqué los planes de pensiones de empresas rentan recurrentemente casi más que el doble que los planes individuales debería estar en que, en los primeros, hay una participación y control activo por parte de los clientes.

Año tras año, los planes de empleo presentan mejores ratios de rendimiento que los individuales. En 2016, los planes de las empresas consiguieron un 2,75% de rentabilidad, frente al 1,69% de los planes individuales, según datos de Inverco.

Además, un reciente estudio de Mercer y ESADE concluye que “los fondos de pensiones de empleo tienen una rentabilidad neta significativamente superior a los fondos de inversión y a los fondos de pensiones individuales: Mientras que, en esta década, las rentabilidades netas medias de los fondos de inversión y los fondos de pen­siones individuales han sido muy similares (un 1,4% y un 1,7% respectivamente), el diferencial de la de los fondos de empleo se amplió hasta un 3%, con, además, un nivel de riesgo significativamente inferior”.

El estudio destaca la importancia de la decisión de cada inversor respecto a su estrategia de inversión, a la diversificación y al plazo de ésta, y al hecho de que se mantenga una clara dispersión de resultados entre los fondos de cada una de estas categorías. Xavier Bellavista, director del Área de Inversiones de Mercer y autor del estudio, indica que “las diferencias de rentabilidad para niveles de riesgo similares compensan holgadamente el efecto de unas mayores o menores comisiones que cualquier inversor pudiera estar tentado de buscar, de ahí la importancia de seleccionar buenos fondos y buenas entidades gestoras”.

Por su parte, Carmen Ansótegui, profesora de ESADE y una de las autores del estudio, afirma que “la explicación a la mejor relación entre rentabilidad y riesgo de los fondos de pensiones de empleo reside en la existencia de mandatos de gestión, claramente definidos por parte de las Comisiones de Control, que disponen de medidas de control de riesgo y, en algunos casos, que también disponen de objetivos de rentabilidad y cuentan con retribución variable de las entidades gestoras ligada a estos objetivos”.

No se demuestra, en cambio, que los planes de pensiones estén aprovechando su “teóricamente” mucho mayor plazo de inversión para asumir un mayor nivel de riesgo, en aras a buscar una mayor rentabilidad, como tampo­co se evidencia una peor rentabilidad de los fondos de inversión por la mayor liquidez inherente en dichos productos.

Otra de las conclusiones del informe destaca el hecho de que si se segmentan los resultados obtenidos por el universo de fondos en función del tipo de entidad gestora (aseguradoras, gestoras ligadas a bancos españoles, gestoras independientes es­pañolas y gestoras internacionales), se observa que los resultados en promedio no son significativamente mejores ni peores en ninguno de los cuatro tipos de entidad.

Sin embargo, Alejandro Olivera, analista de Mercer, mantiene que, si profundizamos en el análisis, observamos que “las asegu­radoras y las bancarias españolas muestran mejores resultados en los fondos de empleo, mientras que, además, las segundas son las únicas que cubren toda la gama de vehículos y categorías. Las gestoras independientes y las internacionales obtienen mejores resultados en fondos de pensiones individuales”.

Dos ejemplos de éxito en Empleo

Entre los ejemplos de excelente rentabilidad de los planes de empleo, figura el fondo de los empleados de CaixaBank, recientemente premiado, que presenta altas rentabilidades en todos los períodos de referencia: 4,18% a un año; 5,77% a 3 años; 7,56% a 5 años; 3,80% a 10 años.

También el plan de los empleados de Mapfre se ha revalorizado un 3,63% durante el ejercicio 2016. A este plan están adheridos más de 10.600 empleados de Mapfre en España y cuenta con un patrimonio de alrededor de 345 millones de euros.

La excepción: El plan de los funcionarios

Pero hay una gran excepción: El fondo de pensiones de la Administración General del Estado, gestionado por BBVA, tan solo consiguió una rentabilidad del 1,29% el año pasado, menos de la mitad del conjunto de fondos de empleo, debido a unas directrices de inversión muy conservadoras, que se ven lastradas por los bajos tipos de interés. Se trata del mayor fondo de España por número de partícipes, con 566.578, y gestiona un patrimonio de 643 millones de euros.

Los fondos de empleo españoles cuentan con un patrimonio de 35.313 millones de euros, la mitad que los fondos del sistema individual, con 70.487 millones gestionados. Hay un tercer sistema, el Asociado, que tan solo gestiona 921 millones.

 

, , ,

Share This