Francisco Marín: “Los asesores necesitan una formación permanente que les permita añadir valor en sus recomendaciones”

EFPA España prepara su V Congreso, un evento que reunirá a una amplia representación de los profesionales del asesoramiento financiero en Zaragoza los días 10 y 11 de noviembre. elAsesorFinanciero.com ha comentado con Francisco Marín, presidente del Comité de Servicios a Asociados y miembro de la Junta Directiva de EFPA España, algunas de cuestiones clave que se abordarán en EFPA Congress y que afectan a la actualidad del sector.

-¿Habría que trabajar más para ‘educar’ a los ciudadanos como ha empezado a hacer EFPA España? Si los españoles tuvieran una educación financiera más amplia, ¿cree que se valoraría más la labor de los asesores financieros?

-El nivel de educación financiera en España es bastante bajo y ese desconocimiento lleva a tomar decisiones que no son financieramente las más correctas. Desde cómo planificar el ahorro a cómo planificar la inversión. Y, lógicamente, lo que no se conoce se valora menos. Por eso muchas parejas están dispuestas a pagar por los servicios de un wedding planer para un evento que dura 24 horas y no por un asesoramiento a la hora de firmar una hipoteca, que les obligará durante 30 años.

Los roboadvisors no supondrán la eliminación del aesor financiero, pero serán una alternativa low cost que algunos inversores pueden elegir”

-El programa del Congreso aborda las principales cuestiones de interés para el sector financiero. De todas las novedades que se avecinan, ¿cuáles cree que serán los mayores retos para los asesores financieros?

-El asesor financiero se enfrenta a múltiples retos, que van desde el reconocimiento de su función y necesidad por la mayor parte de la población, hasta la necesidad no solo de una acreditación, sino de una formación permanente que le permita efectivamente añadir valor en sus recomendaciones. Pensemos que solo ese reconocimiento de “valor añadido” podría llevar a la situación de que el asesoramiento puro sea retribuido. Adicionalmente, aparece la figura de los roboadvisors, que va a suponer si no una eliminación de la figura del asesor, sí una alternativa low cost que algunos inversores pueden elegir.

-¿Qué repercusiones tendrá en la distribución financiera y, especialmente, en la figura del asesor financiero la llegada de MiFID II?

-MIFID II va a suponer un cambio significativo en la figura del asesor. Las exigencias de acreditación y de realización posterior de formación continuada contrastada, que es lo que EFPA-Europe ha venido defendiendo desde el año 2000, va a suponer una exigencia importante. Van a aparecer una serie de exigencias de transparencia en cuanto a la información a suministrar al cliente que van a suponer una labor adicional para el asesor. Además, la definición clara de la figura del asesor independiente o no independiente y la existencia o no de ingresos vía “rebates” de comisiones, va a redefinir la estructura económica de la figura del asesor.

En una coyuntura como la actual, con tipos de interés cero, ¿qué planteamientos pueden hacer los asesores financieros a los ahorradores, que en su mayoría estaban acostumbrados a los productos garantizados?

Cualquier recomendación debe ser personalizada, sobre todo en función de la planificación personal del cliente, y por tanto de las necesidades de generar y de disponer de su ahorro en el tiempo, y de su capacidad para asumir riesgo en las inversiones que desea realizar. La función del asesor va a ser básica en ambos puntos. El asesor, en función de esa capacidad de asumir riesgo, podrá proponer en cada momento a su cliente vehículos de inversión con mayor o menor riesgo, lo que implica una posible mayor (o menor) rentabilidad.

Share This