Emilio Andreu (Diaphanum): “La normativa transformará radicalmente el entorno relacional que existe con el cliente”

Diaphanum
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Emilio Andreu, director de Red de Agentes de Diaphanum, revela a elAsesorFinanciero.com la filosofía y modelo de negocio de esta nueva sociedad de valores, que se lanza al mercado con el asesoramiento independiente por bandera y con sus estructuras plenamente adaptadas a las futuras exigencias de MiFID II.

¿Podría comenzar comentándome las características del nuevo proyecto al que se ha incorporado, Diaphanum?

Es un proyecto de banca privada que pretende continuar con la actividad tradicional de este tipo de entidades; asesorar a los clientes, gestionar y ejecutar sus órdenes. Para darle forma a este proyecto, lo que hemos hecho ha sido buscar la alternativa de sociedad de valores, que nos permite hacer todo lo que pretendíamos; lo único que no se puede hacer bajo esta fórmula es la depositaría, pero con la normativa actual, es una parte realmente crítica y muy complicada de cumplir. Así que la hemos externalizado y trabajamos con un marco de multicustodia con diferentes bancos, porque ahora mismo hay media docena de bancos que están en el ojo del huracán y nosotros, ante la sospecha de que un banco pueda tener dificultades, intentamos proteger el patrimonio de los clientes movilizándolo hacia otros bancos. Esto nos permite separar la figura del depositario y la del asesor, que, cuando han estado unidas, ha sido una fuente inagotable de conflictos. A nuestros clientes les dejamos elegir el banco en que quieran estar. Esto nos permite presentarnos ante el cliente como un asesor global e independiente, con un discurso mucho más transparente y transmitiendo al inversor que velamos realmente por sus intereses. Algo que está muy en la línea de MiFID II.

Elegimos la figura de sociedad de valores porque la EAFI tiene algún Talón de Aquiles: la ejecución de órdenes del cliente y la imposibilidad de crear redes de agentes”

¿Cuál es el modelo de negocio de Diaphanum?

Somos un grupo de profesionales que venimos de diferentes entidades, con muchos años de experiencia, que creemos que toda la normativa que viene y que ya se está aplicando va a transformar de forma radical el entorno relacional que existe con el cliente, afectando muy directamente a la forma de trabajar de los bancos y, en particular, a los departamentos de banca privada, que van a tener un corsé y se van a ver muy limitados en su capacidad de relación con el cliente. Es ahí donde nosotros vemos la oportunidad para poner las velas a favor del viento que viene.

¿Se han marcado algún objetivo en cuanto a patrimonio gestionado?

No, porque realmente es casi imposible; no existe punto de referencia anterior sobre el cual definir cuál es mi objetivo de captación. Nos hemos dado un plazo de entre uno y dos años para poner la compañía en una situación equilibrada; será entonces cuando podamos empezar a fijar objetivos realistas.

¿Por qué prefieren la figura de sociedad de valores a la de EAFI?

Estuvimos valorando la posibilidad de constituirnos como EAFI, pero tiene un Talón de Aquiles: la ejecución de las órdenes del cliente. Muchas de estas entidades que ya han ido madurando se están encontrando con dificultades por este motivo. Es un problema no poder ejecutar la orden de un cliente. Además, tampoco te permite crecer vía red de agentes, que es una de nuestras prioridades.

El mundo de la inversión en España ha estado fuertemente bancarizado, ¿considera que puede cambiar esta situación?

Estamos en los niveles más bajos de Europa en cuanto asesoramiento no bancarizado. No es razonable que el asesoramiento fuera de los bancos tenga tan poco peso. Igual que tampoco era razonable el modelo británico donde el peso del asesoramiento no bancario era excesivo. Poco a poco, el mercado se irá equilibrando y el asesoramiento independiente seguro que irá creciendo progresivamente en cuota de mercado.

Los mercados afrontan una situación difícil, con tipos de interés en mínimos y gran volatilidad en la renta variable, y además con un creciente riesgo político ¿qué estrategia de inversión están ofreciendo a sus clientes y en qué productos en concreto se están centrando?

No existe ningún producto que no tengan todas las entidades. La situación es complicada para todos, para nosotros y para los grandes bancos. Estamos en un momento en que no se puede conseguir rentabilidad sin asumir riesgo. Estar en liquidez se ha vuelto una alternativa y es una opción que hay que valorar, porque la renta fija también tiene sus riesgos. En nuestras carteras estamos en torno a un 50% de liquidez, porque esperamos a ver las cosas claras para entrar. Es cierto que vemos mucho valor en la renta variable, tanto americana como europea, pero hay que conseguir trasladar el discurso a los clientes y que estén dispuestos a asumir el riesgo. Nuestro objetivo es gestionar el ahorro de nuestros clientes de forma prudente, buscando rentabilidades que batan la inflación, pero también les proponemos alternativas de inversión que no están correlacionadas con el mercado donde vemos valor, como puedan ser operaciones inmobiliarias y otro tipo de activos de la economía real, como puedan ser las empresas fotovoltaicas.

Share This