Bancos europeos: ¿Por qué los inversores deben seguir siendo exigentes incluso cuando las perspectivas brillan?

Bancos europeos
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn

Por Justin Bisseker, analista de bancos europeos de Schroders

Las acciones de los bancos han sido respaldadas por expectativas de tipos de interés más altos, pero éstos podrían tardar algún tiempo en materializarse. Preferimos los bancos que son menos dependientes del telón de fondo de los tipos de interés y parece que los bancos británicos pueden resultar atractivos para los inversores más pacientes.  Seguimos siendo selectivamente constructivos en el sector bancario paneuropeo.

Los niveles de capital y la rentabilidad continúan creciendo, la economía global se está fortaleciendo y, al menos en Estados Unidos, las tasas de interés están aumentando, con la esperanza de que Europa e incluso el Reino Unido puedan seguir la misma senda. Los vientos negativos regulatorios están disminuyendo (con el potencial de que incluso se conviertan en ventos de cola, liderados por EE.UU.) y los riesgos geopolíticos también se han reducido.

La subida de tipos aún queda lejos

La “marea creciente” que ha experimentado la reactivación del comercio mundial ha impulsado a gran parte del sector durante el último año. Pero hay que ser conscientes de que esto podría disminuir si no se materializan las expectativas de subidas de tipos de interés. Además, los inversores deben comprender que el impacto de la retirada del estímulo monetario sobre muchos de los bancos europeos, a medida que llegue, será más matizado de lo esperado.

En particular, para los bancos de la zona del euro, el posible aumento de los tipos de interés ha sido un factor clave del comportamiento positivo de las cotizaciones durante el último año. Sin embargo, la inflación subyacente se mantiene moderada y el crecimiento salarial disminuye a pesar de fortalecer el PIB y disminuir el desempleo.

Por lo tanto, existe el riesgo de que las tasas de interés se mantengan en niveles extremadamente bajos durante muchos años, incluso si la economía se fortalece.

Preferencia por aquellos bancos que no dependen de la subida de tipos

Nuestro enfoque es favorecer a los bancos que tienen el potencial para ofrecer rendimientos atractivos, cualquiera que sea el entorno tarifario. La velocidad a la que los bancos pueden reevaluar sus balances y adaptar sus bases de costes varía notablemente en toda Europa.

Para muchos bancos, el aumento de las ganancias anticipadas a causa de las tasas de interés más altas se debe en gran parte al beneficio transitorio de la financiación subvencionada del Banco Central Europeo (BCE) a través de TLTRO2 (operaciones de financiación a plazo más amplio dirigidas).

Mientras tanto, las mayores tasas a largo plazo que acompañarían a la disminución del BCE resultarán negativas para los márgenes de beneficio y el capital. Esto vendrá a medida que aumenten los costes de financiación a plazo y disminuya el valor de los bonos mantenidos en los balances de los bancos.

Algunos bancos todavía necesitan limpiar su balance

El sector bancario está lejos de ser uniforme. La mayoría de los bancos del universo paneuropeo tienen balances relativamente limpios, pero algunos tienen más trabajo que hacer. Además, la rentabilidad de los bancos -incluso en una hipótesis de pérdidas crediticias normalizadas- varía notablemente, al igual que la previsibilidad de los ingresos.

La mayoría de los bancos ahora han reconstruido el capital a niveles que incorporan un amortiguador razonable contra lo inesperado. Sin embargo, la capacidad de los bancos para seguir construyendo capital -y así financiar el crecimiento, pagar dividendos, absorber choques no previstos y acomodar la presión regulatoria- varía notablemente.

Una pequeña pero incómoda cohorte de bancos necesita reestructurar aún más los esfuerzos para elevar la rentabilidad a niveles donde el valor ya no se destruye.

El BCE puede aumentar el escrutinio

Como lo demuestran los recientes fracasos de Banco Popular en España y Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza en Italia, este sigue siendo un sector en el que los inversores deben andar con cautela. Cuando los grandes saldos de préstamos con problemas de déficit de provisión chocan con una base de capital inadecuada, tanto los inversores como los tenedores de bonos corren el riesgo de pérdidas materiales.

Afortunadamente, el número de bancos problemáticos sigue disminuyendo. Sin embargo, vemos una alta probabilidad de que el BCE intensifique tanto la intensidad de su escrutinio de adecuación de provisiones como el ritmo de limpieza de balance necesario.

Reino Unido: Los beneficios pueden superar los riesgos

Mientras tanto, en el Reino Unido, el mercado de valores parece estar aplicando una prima de riesgo cada vez mayor a los bancos nacionales. El debilitamiento del gobierno, el debilitamiento del PIB, el elevado endeudamiento de los consumidores y las incertidumbres relacionadas con Brexit constituyen un cóctel de preocupaciones.

Sin duda, hay riesgos, pero parte de nuestro trabajo como inversores es juzgar cuando las recompensas potenciales más que justificar esos riesgos. El hecho de que el Comité de Política Financiera del Banco de Inglaterra haya señalado que espera aumentar el límite anticíclico al 1% para noviembre del próximo año (considerado como el nivel adecuado para un “entorno de riesgo estándar”) debería ofrecer cierta comodidad para los inversores.

Con los bancos nacionales del Reino Unido examinando cómodamente el extremo más barato del sector, creemos que hay una alta probabilidad de que la paciencia pueda ser bien recompensada.

 

Share This